Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Las subvenciones otorgadas a más de 100 entidades servirán para mejorar la gestión de la materia orgánica, así como para impulsar la recogida de residuos sin normativa de responsabilidad ampliada del productor.

La Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) ha resuelto otorgar 2,5 millones de euros en ayudas para fomentar la recogida selectiva de los residuos municipales. Esta línea de ayudas proviene de la convocatoria del año 2019 que, inicialmente, estaba dotada con un millón de euros, pero que ha sido ampliada. Las subvenciones se destinarán, por un lado, a entes locales, para la recogida selectiva de las diversas fracciones de los residuos municipales y, por otro, a entidades sin ánimo de lucro, universidades y empresas, para mejorar la recogida de la fracción orgánica en los comercios y servicios.

Las ayudas a entes locales conforman el 75% del presupuesto. Van destinados a acciones para mejorar el servicio de recogida de la fracción orgánica; fomentar el autocompostaje como vía de gestión exclusiva de la materia orgánica; a proyectos de recogida selectiva de textil, de aceites vegetales usados ​​y otros residuos sin normativa de responsabilidad ampliada del productor, y a hacer diagnósticoss, planes de actuación y proyectos singulares de interés general.

El 25% restante será para entidades sin ánimo de lucro y universidades, para proyectos de comercios y servicios que impulsen mejoras cuantitativas y cualitativas de la recogida selectiva de la fracción orgánica.

En total, hay 101 organizaciones beneficiarias de las ayudas, repartidas entre 95 entes locales y seis empresas.

Retorno de los cánones

El presupuesto de estas ayudas proviene mayoritariamente del retorno de los cánones sobre la eliminación de los residuos municipales. Es decir, del gravamen que pagan los municipios por la cantidad de fracción resto -la no separada selectivamente- que envían a los vertederos o a incinerar.

En el año 2019, el canon fue de 41,3 euros por tonelada destinada a los depósitos controlados o incineración y de 20,6 euros por tonelada de residuos destinados a la valorización energética. Este año aumenta a 47,1 euros la tonelada enviada a depósito controlado e incineración y a 23,6 euros a valorización energética.

Gracias a este impuesto ecológico, se incentiva un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente -el fomento de la separación- y se pueden impulsar medidas de minimización y de valorización material de los residuos. En esta convocatoria, se premia a los entes locales que han puesto en marcha actuaciones para favorecer un mejor tratamiento y recogida de la fracción orgánica de los residuos municipales.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *