Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Se subvencionarán iniciativas para el desarrollo de proyectos de recogida selectiva de la fracción orgánica de los residuos municipales y de autocompostaje.

materia orgánica
La separación y recogida selectiva de la materia orgánica permite enviar menos residuos a vertedero. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) ha abierto una convocatoria de subvenciones, para los entes locales y las empresas privadas y universidades públicas que fomenten la recogida selectiva y el aprovechamiento de la fracción orgánica de los residuos municipales desde una perspectiva de la economía circular. El importe total máximo estimativo de la convocatoria es de dos millones de euros. Las ayudas se asignarán a dos líneas de proyectos.

Así, por un lado, se destinarán 1,5 millones de euros a los entes locales para fomentar el servicio público de recogida selectiva de la fracción orgánica a través de:

  • Proyectos de nueva implantación o ampliación en el ámbito del autocompostaje como vía de gestión exclusiva.
  • Proyectos de mejora del servicio público de recogida selectiva de la fracción orgánica, la fracción vegetal y de autocompostaje como vía de gestión complementaria.
  • Diagnóstico del servicio público de recogida selectiva y planes de actuación para la nueva implantación, ampliación o mejora.
  • Proyectos singulares de interés general que fomenten la gestión de esta fracción de los residuos dentro de un modelo de economía circular.

La otra línea de las ayudas es de 500.000 euros para las empresas privadas y universidades públicas de Cataluña, que lleven a cabo actividades comerciales o de servicios que generen residuos orgánicos asimilables a los municipales y quieran llevar a cabo un proyecto de recogida selectiva de dicha fracción. Puede estar dedicado tanto a la adaptación a los sistemas de recogida adscritos al servicio público como a los sistemas de recogida en el ámbito privado.

Canon sobre el vertido

En la convocatoria anterior, correspondiente al año 2017, la ARC otorgó alrededor de 2 millones de euros en estas ayudas, y se beneficiaron 115 entes locales y tres grandes productores. El presupuesto proviene mayoritariamente del retorno de los cánones sobre la eliminación de los residuos municipales; es decir, del gravamen que pagan los municipios por la cantidad de fracción resto -la no separada selectivamente- que envían a los vertederos o a incinerar. En 2017, el canon fue de 30 euros por tonelada destinada a los depósitos controlados y de 14,5 euros por tonelada de residuos destinados a la valorización energética.

Gracias a este impuesto ecológico, se incentiva un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente -el fomento de la separación- y se pueden impulsar medidas de minimización y de valorización material de los residuos. El servicio de recogida de la orgánica lo prestan actualmente 781 municipios catalanes, 136 de los cuales lo hacen mediante el sistema puerta a puerta.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *