Con la reciente propuesta del Parlamento Europeo sobre el cargador único, el USB-C será el puerto estándar para todos los smartphones, tabletas, cámaras, auriculares, altavoces y consolas de videojuegos portátiles.

La UE apuesta por un cargador común para los dispositivos portátiles
Un cargador común traerá beneficios para los consumidores y el medio ambiente. Foto: Parlamento Europeo

Tener que usar diferentes cables USB para cargar nuestros teléfonos inteligentes, tabletas o cámaras puede resultar frustrante. La UE quiere hacer de esto una cosa del pasado, hacer la vida más fácil y reducir los residuos electrónicos. En una reciente entrevista, Anna Cavazzini, presidenta de la comisión de protección del consumidor del Parlamento Europeo, explica los principales contenidos de la propuesta para implantar un cargador común.

“El Parlamento Europeo ha estado presionando durante 10 años por un estándar, de modo que ya no necesitemos muchos cables, solo uno”, dijo Cavazzini. La Comisión Europea ha intentado que las empresas se sumen a través de acuerdos voluntarios, que han funcionado parcialmente. Sin embargo, no todas las empresas han estado de acuerdo, y por eso la Comisión ha propuesto finalmente una legislación para una norma común para los cargadores

La propuesta consta de dos partes: una es un estándar común para cables y dispositivos, lo que significa que serían intercambiables en el futuro. Esto es bueno para los consumidores, ya que podrán cargar sus dispositivos con cualquier cargador.

La segunda parte trata sobre la desagregación. “Si compro un teléfono nuevo, a menudo obtengo automáticamente un cable nuevo”, explicó Cavazzini. «En el futuro, los teléfonos y dispositivos ya no se venderán automáticamente con cables y esto reducirá los residuos electrónicos». Eso significaría que los consumidores tendrían que comprar el cable por separado. Pero como la mayoría de la gente ya tiene cables, esto no debería implicar grandes costes.

Respecto a la reducción en la generación de residuos electrónicos, hay diferentes estimaciones, pero la cifra estimada que más se menciona es de aproximadamente 1.000 toneladas al año. “Los residuos electrónicos son el flujo de residuos de más rápido crecimiento en la UE. Si realmente queremos implementar el Green Deal y frenar nuestro uso de recursos, debemos hacer todo lo posible ”, concluyó Cavazzini.

Aunque el trabajo sobre la propuesta no ha comenzado oficialmente en el Parlamento Europeo, algunos eurodiputados ya han pedido que se incluyan todos los dispositivos. “La propuesta de la Comisión incluye muchos dispositivos, pero por ejemplo no los lectores electrónicos”, dijo Cavazzini. Otros eurodiputados dicen que la legislación debe estar preparada para el futuro teniendo en cuenta, por ejemplo, la carga inalámbrica.

Por otro lado, la industria a menudo plantea el argumento de que esta legislación podría obstaculizar la innovación, algo que Cavazzini no ve así. «La propuesta establece que si surge un nuevo estándar que sea mejor que USB-C, podemos adaptar las reglas», afirmó.

Como muy pronto, las nuevas normas podrían entrar en vigor en 2024. Cavazzini espera que la Eurocámara termine de trabajar en la propuesta y llegue a un acuerdo con el Consejo de ministros de la UE, que colegislará con el Europarlamento a finales de 2022. Los países tendrían entonces dos años para implementar la ley.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *