Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El pleno de la Eurocámara ha pedido también a la CE que considere iniciativas legislativas para aumentar el volumen de cables y cargadores recogidos y reciclados en los Estados miembros de la UE.

El Parlamento Europeo quiere un cargador único

El Parlamento Europeo aprobó ayer por 582 votos a favor, 40 en contra y 37 abstenciones una resolución pidiendo la introducción obligatoria de cargadores comunes para todos los dispositivos móviles, dado que según los eurodiputados, existe una «necesidad urgente de una acción reguladora de la UE» para reducir los residuos electrónicos y capacitar a los consumidores para tomar decisiones sostenibles.

La Eurocámara quiere que la Comisión Europea adopte antes de julio de 2020 el acto delegado previsto en la Directiva de Equipos Radioeléctricos de 2014, o si es necesario, presente una medida legislativa en la misma fecha, a más tardar.

Así, y siempre sin obstaculizar la innovación, el ejecutivo de la UE debería garantizar que el marco legislativo para un cargador común sea «examinado regularmente para tener en cuenta los progresos técnicos». Los eurodiputados reiteran que la investigación y la innovación son vitales para mejorar las tecnologías existentes y crear otras nuevas.

Además, el Parlamento Europeo también quiere que la Comisión tome medidas para garantizar de la mejor manera posible la interoperabilidad de los diferentes cargadores inalámbricos con diferentes dispositivos móviles, y que considere iniciativas legislativas para aumentar el volumen de cables y cargadores recogidos y reciclados en los Estados miembros de la UE.

Por otro lado, reclama la garantía de que los consumidores ya no estén obligados a comprar nuevos cargadores con cada nuevo dispositivo. Las estrategias para disociar la compra de cargadores de la compra de nuevos dispositivos deberían introducirse con una solución de cargador común, dicen los europarlamentarios, subrayando sin embargo que «cualquier medida destinada a la disociación debería evitar precios potencialmente más altos para los consumidores».

Según algunas estimaciones, cada año se generan alrededor de 50 millones de toneladas de residuos electrónicos en todo el mundo, con una media de más de 6 kg por persona. En Europa, el total de residuos electrónicos generados en 2016 fue de 12,3 millones de toneladas métricas, lo que equivale a una media de 16,6 kg por habitante. Los cortos ciclos de vida de algunos dispositivos también conducen a un mayor número de desechos de este tipo, señala la resolución.

De 30 cargadores a tres

En la Directiva sobre equipos radioeléctricos de 2014, los legisladores de la Unión Europea pidieron que se elaborara un cargador común y otorgaron a la Comisión facultades para llevarlo a cabo mediante una ley delegada.

El enfoque de la Comisión de «alentar» a la industria a desarrollar cargadores comunes no cumplió los objetivos de los colegisladores. Sin embargo, se han logrado algunos avances, según dijo la Comisión en el debate plenario del pasado 13 de enero de 2020: en 2009 había más de 30 soluciones de carga, mientras que hoy en día hay tres tipos de cargadores.

En su resolución sobre el Acuerdo Verde Europeo, el Parlamento pidió un nuevo y ambicioso plan de acción de economía circular destinado a reducir la huella total en el medio ambiente y los recursos de la producción y el consumo de la UE, con la eficiencia de los recursos, la contaminación cero y la prevención de los residuos como prioridades clave.

La Comisión Europea aprobó ayer también su Programa de Trabajo 2020, en el que se compromete a presentar una iniciativa legislativa sobre los cargadores comunes en el tercer trimestre del año.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *