Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Reducir el desperdicio de alimentos y el uso de bolsas de plástico de un solo uso son algunas de las medidas del Plan para disminuir el vertido de residuos al 35%.

El Plan de Residuos de Cantabria quiere reducir el desperdicio alimentario

El recientemente aprobado Plan de Residuos de Cantabria (2017/2023) incluirá acciones dirigidas a reducir el desperdicio alimentario y el uso de bolsas de plástico en el pequeño comercio. Dos medidas que, junto al resto de detalles de este «ambicioso proyecto» plurianual de 9,1 millones de euros, presentó la semana pasada la jefa del Servicio de Prevención y Control de la Contaminación de la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, Berta González Arreba. Su ponencia se incluyó en el Curso de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) titulado ‘Impulsando oportunidades de cambio en el binomio residuo-recurso’.

Así, entre las acciones para reducir el derroche de alimentos, Berta González explicó que se articularán una serie de medidas –en coordinación con la ODECA (Alimentos de Cantabria)–, para promover que el sector de la hostelería facilite a sus clientes envases con los restos de sus comidas no acabadas, de forma que se lo puedan llevar a casa. «Ello evitará que terminen en el contenedor de la basura y supondrá también un ahorro para los ciudadanos, que podrán consumirlo en otro momento», dijo. Igualmente, y en esta misma línea, se trabajará en la reducción de los desperdicios alimentarios en el ámbito de los comedores escolares.

Respecto al uso de bolsas reutilizables en el pequeño comercio, González indicó que el objetivo del Gobierno de Cantabria con este Plan de Residuos es sumar este sector a la iniciativa ya adoptada desde las grandes superficies de cobrar las bolsas de plástico, y de que estas sean reutilizables.

Reducir el vertido al 35%

El Plan de Residuos de Cantabria detalla, punto por punto y con un cronograma muy definido, las medidas a adoptar para reducir los residuos tanto en el ámbito doméstico como industrial (aceites usados, neumáticos, restos de construcción, etcétera) o comercial. Así, el objetivo es que para el año 2020 los vertidos procedentes de residuos domésticos se hayan reducido en un 35%.

Para lograr todos estos objetivos, desde la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria se desarrollarán intensas campañas de concienciación tanto entre los ciudadanos como en sectores concretos como comercio, la hostelería o la industria. «Se trata de un plan ambicioso, un instrumento que dirigirá y coordinará toda la política medioambiental del Gobierno, y que nos va a permitir conseguir todos los objetivos establecidos a nivel europeo y nacional», defendió González.

Una línea de trabajo en la que «los ayuntamientos tienen una labor fundamental, y será importante que exista una estrecha colaboración entre las administraciones, implicándose tanto en el modelo de gestión como en la mejora del sistema de recogida y la prevención de residuos«, dijo.

Recogida de materia orgánica

Así, el Plan de Residuos de Cantabria centrará su mayor esfuerzo inversor en los dos primeros años de ejecución, periodo en el que se prevén construir cuatro nuevos puntos limpios en la región: en Piélagos, Santa Cruz de Bezana, Arnuero y Laredo. Igualmente, Berta González aseguró que «se está estudiando» la petición del Ayuntamiento de Torrelavega de ser el primer municipio cántabro en contar con contenedores marrones para la recogida de residuos orgánicos, destinados a la producción de compost.

Berta González participó como ponente en la jornada de clausura del Curso de Verano de la UC celebrado en Suances en el que, a lo largo de tres días, se analizaron las oportunidades de cambio en el binomio residuo-recurso. Un seminario con una veintena de alumnos matriculados que también contó con la presencia de la subdirectora general adjunta de Residuos del Ministerio de Medio Ambiente, Margarita Ruiz Saiz-Aja, y del secretario general de la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos y Recursos Especiales (ASEGRE), Luis Palomino.

Fuente:
Universidad de Cantabria

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *