Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Se trata de una medida impulsada para reducir la generación de residuos, y la empresa se plantea la posibilidad de extender la iniciativa a otros puntos del archipiélago canario.

botellas de cerveza retornables

La empresa Compañía Cervecera de Canarias ha puesto en marcha un proyecto pionero en La Graciosa, dirigido a la mejora de la gestión de residuos. Así, la empresa ha acometido la sustitución de las botellas de cerveza de un solo uso que se envían a la isla por envases retornables. Esta acción tendrá un marcado impacto y permitirá una reducción de más de 31.000 kilogramos de residuos al año.

Para implantar esta iniciativa, la entidad ha puesto en marcha una operativa que contempla el transporte de las botellas retornables llenas desde las fábricas de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife hasta los establecimientos hosteleros de La Graciosa que reciben la mercancía. Asimismo, se encarga de la logística inversa con el posterior retorno de dichos envases vacíos hasta su fábrica de origen, en donde se someten al correspondiente tratamiento para su reutilización.

Esta acción pretende hacer frente a un problema de primer orden en las islas como es la generación de residuos, que se agrava aún más en un territorio pequeño, al mismo tiempo que se plantea la posibilidad de hacerla extensiva a otros puntos del archipiélago.

La elección de La Graciosa para desarrollar esta iniciativa viene marcada por las propias peculiaridades de la Isla, especialmente sensible desde el punto de vista medioambiental, teniendo en cuenta que desde 1984 fue declarado Parque Natural, en 1993 obtuvo la distinción de Reserva de la Biosfera y en 1995 la de Reserva Marina.

Con apenas 30 kilómetros cuadrados de superficie, la isla cuenta con una población en torno a las 700 personas, que se ve incrementada con una creciente carga turística, que en el último año anotó la presencia de 144.000 visitantes.

A esto se suma el hecho de que es la única Isla que requiere doble transporte marítimo para hacer llegar la mercancía desde la fábrica hasta el punto de venta, con el coste adicional que ello conlleva para el tratamiento de los residuos.

Esta acción de Compañía Cervecera de Canarias representa un paso más en su apuesta por implantar prácticas reales de economía circular que tengan consecuencias palpables y medibles en la protección de su entorno. Asimismo, es una de las líneas de actuación en la que viene trabajando desde hace años para mejorar la gestión de residuos, en la que ha centrado su prioridad en dar un paso más, avanzar hacia la reutilización y luchar por una Canarias más limpia.

En estos momentos, el 59% de sus ventas se materializan a través de envases retornables, un formato que genera menos emisiones y que exige menos recursos. Esta práctica le ha convertido en uno de los grupos referentes a nivel nacional, teniendo en cuenta que la media del sector se sitúa en el 47%.

Además de la reutilización, desde Compañía Cervecera de Canarias se trabaja en la reducción de residuos con iniciativas de ecodiseño, centradas en acciones como la reducción de acero para las chapas, así como de otros elementos de embalaje.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *