La fracción resto disminuyó un 2% frente a los datos de 2019, mientras que en el caso de las fracciones reciclables, aumentó la recogida de materia orgánica y envases ligeros, y bajó la generación de papel-cartón y vidrio.

Se reduce la generación de residuos en Bizkaia por la pandemia
Contenedores de residuos urbanos en Bilbao. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La generación de residuos urbanos se redujo en Bizkaia un 5% durante el pasado año, en el que se recogieron en total 618.609 toneladas de desechos, según los datos de la Diputación Foral de Bizkaia. Esta cantidad supone 29.555 toneladas menos y el mejor registro desde 2016, año en el que se recogieron 605.000 toneladas.

La reducción se ha producido tanto en el residuo doméstico (-4%) como en el comercial, si bien ha sido más acusada en este último (-6%), debido al cierre ocasional y a la disminución generalizada de la actividad, especialmente en el denominado canal Horeca (hostelería, restauración y catering), como consecuencia de la crisis sanitaria motivada por el coronavirus SARS-CoV-2.

La influencia de la pandemia en los hábitos y en las actividades que generan residuos queda patente si se analizan los datos correspondientes al segundo trimestre del año, en el que se produjo el confinamiento domiciliario. En este período de 2020, la reducción de la generación de residuos alcanzó el 13%, impulsada principalmente por la caída en la recogida de residuos comerciales, que fue del 20,26%.

El descenso en la generación de residuos se ha dejado notar tanto en la fracción resto como en la recogida selectiva. En total, la primera de ellas ha sumado 338.705 toneladas, esto es, 8.237 toneladas menos que el año pasado y un porcentaje de reducción del 2%.

La recogida selectiva para el reciclaje, por su parte, sumó 286.546 toneladas, lo que supone una tasa del 49,48% sobre el total de residuos generados, y un 0,95% menos que en 2019.

Por fracciones, en la recogida selectiva se ha registrado un aumento de la materia orgánica (contenedor marrón), que pasa de las 12.992 toneladas de 2019 a las 13.737 toneladas en 2020 y crece, por tanto, hasta alcanzar una tasa del 2,37%. Este incremento sigue la tendencia de los últimos años, en los que ha ido subiendo de forma progresiva el biorresiduo tratado, y es una de las prioridades que se había marcado y que sigue teniendo presente la Diputación Foral de Bizkaia. En ese sentido, cabe recordar que desde el pasado 1 de marzo, además de restos de origen vegetal pueden depositarse en el contenedor marrón restos de carne y pescado, crudos o cocinados, marisco, huevos y sus cáscaras, huesos y queso, con lo que se prevé que la cantidad de residuos orgánicos recogidos de forma selectiva se incremente de nuevo.

También crece en un porcentaje del 10,2% la recogida de envases ligeros (contenedor amarillo), que suma 21.443 toneladas frente a las 19.448 toneladas registradas en 2019.

Este crecimiento de la recogida de envases y de biorresiduos contrasta con la disminución que han experimentado la de papel-cartón y vidrio, aunque ambas siguen siendo las de mayor volumen de recogida. Este descenso es debido a que se trata de las fracciones en las que la recogida comercial está más implantada y, por tanto, han sufrido también las consecuencias del parón de actividad originado por la pandemia. En concreto, la recogida de papel-cartón ha bajado un 12,4% y suma 84.054 toneladas, y la de vidrio, que representa 25.716 toneladas, se ha reducido en un 5,8%.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *