Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Un informe de la Agencia Alemana de Medio Ambiente refleja la buena evolución del país en la separación de residuos urbanos en las últimas décadas, pero muestra algunas debilidades, principalmente en la gestión de biorresiduos, que aún representan el 39% del cubo de la basura.

Alemania reduce a la mitad la generación de fracción resto en 35 años
Contenedores para distintas fracciones de residuos en Berlín. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Alemania produce alrededor de la mitad de basura en masa -la que no se separa para su reciclaje- que hace 35 años, según un análisis de la actual generación de residuos municipales en el país realizado por la Agencia Alemana de Medio Ambiente (UBA). La última encuesta de este tipo se realizó en 1985. Desde entonces, muchos más materiales reciclables como el vidrio, el papel y el plástico se recogen por separado. Sin embargo, muchos materiales reciclables todavía terminan en el contenedor de basura al que no pertenecen. Los biorresiduos representan la mayor parte, con un promedio de 39%.

El secretario de Estado para el Medio Ambiente, Jochen Flasbarth, dijo al respecto: «La política medioambiental ha hecho muchos progresos en el reciclaje de residuos en las últimas décadas, pero todavía estamos lejos del final de este largo camino. Todavía queda mucho por hacer. Valiosas materias primas todavía terminan en el contenedor de basura. La separación debe ser aún más fácil si queremos que esto cambie. Nuestra meta es convertirnos en una verdadera economía circular en la que apenas se produzcan residuos y se reutilicen las materias primas».

El presidente de la UBA, Dirk Messner, señaló que la fracción resto es todavía demasiado elevada. «La prevención de residuos tiene la mayor prioridad en la jerarquía de residuos -explicó-. Más productos reutilizables en lugar de desechables y directrices claras para los productos desechables y los envases, como se presenta en la Directiva de plásticos de un solo uso, son el camino correcto a seguir. Los residuos biológicos son demasiado valiosos para el contenedor de basura, porque pueden ser completamente reciclados y proporcionan el material básico para el compost y el biogás».

Composición de la bolsa de resto

Alemania registró un total de 128 kilogramos de basura en masa no reciclable por habitante en 2018, lo que representa una disminución de alrededor del 46% en comparación con 1985 (239 kilogramos por habitante). El papel usado, el vidrio, los metales y los plásticos terminan en el cubo de basura con mucha menos frecuencia que en 1985, con reducciones de hasta el 80%.

Según el estudio de la UBA, solo el 32% de lo que termina en el cubo de basura residual pertenece realmente a esa fracción

Un tercio de todos los biorresiduos se sigue eliminando junto con los residuos domésticos. Estos residuos orgánicos representan la mayor parte de la fracción resto, en torno al 39%. Los tipos más significativos de residuos biológicos en términos de reciclaje son los residuos de comida, cocina y jardín, con un volumen anual de alrededor de tres millones de toneladas.

Los reciclables «secos» tienen una presencia de alrededor del 27% del cubo de fracción resto. Entre ellos se encuentran los residuos de papel, el vidrio, los plásticos, los textiles usados, la madera, el corcho y los aparatos eléctricos usados.

De hecho, solo el 32% de lo que termina en el cubo de basura residual pertenece realmente a esa fracción. Estos residuos incluyen productos de higiene, otros desechos (por ejemplo, bolsas de aspiradora) y residuos finos (como cenizas). También hay una pequeña proporción de alrededor del 0,5% de residuos problemáticos. Se trata de residuos que contienen sustancias nocivas como disolventes, lámparas de bajo consumo, residuos de construcción contaminados y baterías y acumuladores usados. Estos últimos se encuentran en más del 60 por ciento de las muestras de residuos analizadas, pese a que es obligatorio recogerlos por separado.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *