Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La Diputación de Badajoz se plantea invertir 2,1 millones de euros en los próximos tres años en un plan para eliminar los vertederos ilegales de residuos de construcción y demolición (RCD) en los municipios de la provincia de Badajoz.

El presidente de la institución provincial, Miguel Ángel Gallardo, ha anunciado esta nueva propuesta durante la junta general extraordinaria del Consorcio de Gestión de Servicios Medioambientales de la Diputación de Badajoz, PROMEDIO, celebrada ayer en la Biblioteca Pública “Jesús Delgado Valhondo” de Mérida.

Según explicó Gallardo, la diputación podría cofinanciar con 2,1 millones de euros la implantación de un sistema de acopio, recogida y transporte a gestores autorizados de los residuos de construcción de obras menores.

Los ayuntamientos deberán abonar el resto, 1,5 millones en total, que se corresponde con el 25 por ciento del coste los dos primeros años y el 75 por ciento la tercera anualidad.

El objetivo de este plan es facilitar las herramientas iniciales para “generar un cambio de conducta en la ciudadanía, que hagan suya la buena práctica de echar los ripios de obras menores en un contenedor específico y que esos vertidos ahora habituales, desaparezcan”, explicó el presidente.

Los ayuntamientos interesados en esta nueva red deberán formalizar convenios con PROMEDIO para adherirse al servicio, que según el proyecto pretende distribuir bateas para el acopio de estos residuos en los ayuntamiento y recogerlas para su reciclaje el número de veces que corresponda según el número de habitantes de la localidad.

En la actualidad se generan en Extremadura alrededor de 325.000 toneladas de RCD anualmente, en torno a 294 kilos por habitante. La iniciativa de PROMEDIO pretende potenciar el reciclaje y reutilización de estos residuos para alcanzar el objetivo de reutilizar el 70 por ciento del material generado en obras mayores y menores antes de finalizar 2020.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *