Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, está llevando a cabo en Almería diferentes actuaciones en materia de saneamiento y depuración de las aguas, cuya inversión asciende a 49,8 millones de euros.

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, explicó ayer en rueda de prensa sobre estas obras que  en algunos casos se han ejecutado y otras se encuentran en proceso de ejecución, “actuaciones todas ellas con cargo del Canon de Mejora de las Infraestructuras Hidráulicas declaradas de interés de la Comunidad”, subrayó.

Antonio Martínez se refirió al agua como un recurso natural escaso e indispensable para la vida y necesaria para el ejercicio de la mayoría de las actividades económicas, e irremplazable. Por tanto, “el agua es un patrimonio común, no tiene fronteras, sin ella no habría vida y es necesaria su adecuada administración por parte de las diferentes autoridades competentes”.

Entre los principales factores que afectan a la calidad del agua, el delegado señaló los vertidos de aguas residuales sin depurar,  provenientes de ciertas industrias, los producidos por la agricultura y aquellos que se efectúan de forma incontrolada, ya que provocan los efectos más nocivos en las masas de agua,  “por lo que Junta de Andalucía sigue apostando y avanzando por lograr el 100% de las aguas depuradas y salvaguardar los recursos hídricos en la Línea de la Directiva Marco de Agua, en cuya tarea nos encontramos”, destacó el delegado.

Con las actuaciones que la Junta de Andalucía ha ejecutado y con las que se van a llevar a cabo “conseguimos reducir la carga equivalente no depurada de aguas residuales urbanas y se continúa con la reducción de la carga contaminante de efluentes urbanos”, comentó el delegado territorial.

Antonio Martínez señaló el gran avance que se ha producido en los últimos veinte años en esta materia en Andalucía, ya que con este tipo de actuaciones se ha permitido pasar del 28% al 82% de población andaluza que cuenta con infraestructuras de depuración.

Este logro, ha sido producto de la colaboración entre las diferentes administraciones, “pero sin duda, la Administración Autonómica es la que más se ha implicado en esa tarea, ya que desde 1992 ha auxiliado financiera y técnicamente a los ayuntamientos para construir sus infraestructuras de saneamiento y depuración, con más de 1.000 millones de euros ”, añadió Martínez.

Las actuaciones que explicó el delegado de manera pormenorizada en la rueda de prensa son las siguientes:

Ampliación EDAR  Bobar y saneamiento Bajo Andarax

En 2016 han concluido las obras de ampliación de la capacidad de la EDAR de El Bobar en Almería capital y las obras de Saneamiento de la Mancomunidad del Bajo Andarax, que ha supuesto una inversión en saneamiento por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de 22,9 millones de euros.

Antonio Martínez explicó que “la ampliación de la capacidad de la planta ha permitido la conexión de la red de saneamiento ejecutada para agrupar los vertidos de los siete municipios que constituyen la Mancomunidad del Bajo Andarax, eliminando de esta manera el problema histórico de vertidos incontrolados de aguas residuales al cauce del río Andarax que daba lugar a la proliferación de malos olores y mosquitos”. Los municipios que constituyen la Mancomunidad del Bajo Andarax son Benahadux, Gádor, Huércal de Almería, Pechina, Rioja, Santa Fe de Mondújar y Viator.

Nuevas Depuradoras

Durante el 2017 se han iniciado las obras de la estación de depuración de El Cautivo, en el Municipio de Níjar. Los trabajos cuentan con un presupuesto de 5,3 millones de euros y beneficiará a más de 35.000 habitantes. Además se acontecerá una segunda etapa con la renovación y ampliación de colectores de la aglomeración por un importe de 12,8 millones de euros. Las obras, ya iniciadas, culminarán a finales del próximo año 2018.  Con esta actuación se prevé crear 139 puestos de trabajo, en concreto, 131 en la fase de ejecución de obra y el resto en el periodo de mantenimiento y explotación de la misma, destacó Martínez.

Otra de las nuevas obras está destinada a la población del núcleo urbano de Huércal-Overa, sustituyendo a la actual EDAR que resultó gravemente afectada por la avenida de la rambla de El Saltador y que anegó la mayor parte de sus instalaciones. La actuación cuenta con un presupuesto de 4,8 millones de euros y beneficiará a más de 23.000 habitantes. Se prevé crear 102 puestos de trabajo, en concreto 91 en la fase de ejecución de obra y el resto en el periodo de mantenimiento y explotación de la misma.

Se continúa con las actuaciones de agrupación de vertidos y EDAR de Uleila del Campo. Esta obra consiste en agrupar los vertidos de las aguas residuales del núcleo urbano de Uleila del Campo y, una vez agrupadas, transportarlas mediante una impulsión a una nueva EDAR que tendrá una  capacidad de tratamiento de 2.600 habitantes/equivalentes. El presupuesto asciende a 2,6 millones de euros, y está prevista su puesta en servicio en fase de pruebas a finales del presente año 2017. Se prevé crear 47 puestos de trabajo, en concreto 42 en la fase de ejecución de obra y el resto en el periodo de mantenimiento y explotación de la misma.

Además, en estas últimas semanas  se ha sacado a licitación la redacción y ejecución de las obras de construcción de la EDAR del municipio almeriense de Antas. La nueva infraestructura, que cuenta con un presupuesto de 4,8 millones de euros y un plazo previsto para su ejecución de 18 meses, contará con capacidad de tratamiento equivalente a los residuos generados por 6.100 habitantes. Con la construcción de esta planta y de todas sus conexiones  se prevé crear 77 puestos de trabajo, en concreto 71 en la fase de ejecución de obra y el resto en el periodo de mantenimiento y explotación de la misma.

Canon de Mejora

Para atender al principio de recuperación de costes establecido por la Directiva Marco de Agua, la Ley de Aguas de Andalucía creó en el año 2010 el “canon de mejora de infraestructuras hidráulicas de depuración de interés de la comunidad autónoma”. Se recauda a través de las entidades suministradoras, que lo cobran a los usuarios en el recibo. En otras diez comunidades autónomas -Aragón, Asturias, Baleares, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid, Navarra, La Rioja y Valencia- existen cánones también.

El delegado explicó que “el canon tiene, como todo tributo, un carácter solidario; no se trata de que lo recaudado se invierta ahí donde se ha generado el ingreso, por lo que de esta manera se han realizado obras que de otra manera no se podrían haber ejecutado”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *