Los contenedores identifican y separan las bombillas de otros residuos, cuenta con depositado sin contacto, aviso de llenado, contador de unidades depositadas, software actualizable para nuevos tipos de residuos y una gran pantalla informativa que interactúa con el usuario.

Contenedores inteligentes de AMBILAMP
Los dos modelos de contenedores inteligentes que serán instalados en los puntos de recogida de AMBILAMP durante la prueba piloto

La Asociación para el Reciclaje de Residuos de Iluminación, AMBILAMP, y la empresa BIN-E han desarrollado conjuntamente el primer contenedor de residuos del mundo dotado de Inteligencia Artificial, e inician ahora una prueba piloto en la que se instalarán una serie de contenedores inteligentes en una selección de grandes centros comerciales. Este ensayo servirá para confirmar el funcionamiento, la eficiencia y la eficacia que pueden aportar estos contenedores al proceso de gestión de residuos de bombillas.

Estos contenedores inteligentes —que incorporan un software propio desarrollado por AMBILAMP y BIN-E— son capaces de reconocer el tipo de residuo que se deposita en ellos y llevar a cabo una precisa separación de estos. Además, cuentan con las ventajas de depositado sin contacto (frente a la covid-19), aviso de llenado, contador de unidades depositadas, software actualizable para nuevos tipos de residuos y una gran pantalla informativa que interactúa con el usuario.

Así, desde este mes y hasta el 31 de enero, AMBILAMP y BIN-E llevarán a cabo esta prueba piloto en varios centros comerciales, que pasarán a convertirse en espacios pioneros en alojar lo que serán los dispositivos de recogida para el reciclaje del futuro, basados en novedosas tecnologías como el software de reconocimiento por Inteligencia Artificial y su gestión IoT (Internet de las Cosas). Basta con introducir la bombilla fundida para que el aparato la reconozca y la almacene de forma precisa.

Jakub Lubonski, CEO de BIN-E, y Juan Carlos Enrique, director general de AMBILAMP

COLABORACIÓN CON VISTAS A FUTURO

Según el ambicioso acuerdo firmado entre ambas entidades, una vez realizada la prueba piloto, AMBILAMP pretende aumentar la red de puntos de recogida con contenedores inteligentes hasta el 2024.

“Estamos muy ilusionados con esta colaboración. Desde el momento en el que AMBILAMP contactó con nosotros en 2020 para preguntarnos si podíamos crear una solución que facilitara el reciclaje de bombillas, nos pusimos inmediatamente manos a la obra. Ahora nos complace anunciar que, después de muchos meses de trabajo adaptando nuestra tecnología propia a este proyecto, lo hemos conseguido. Esperamos con gran interés los resultados de la primera implantación en las tiendas y el brillante futuro que se abre gracias a los nuevos métodos de reciclaje de residuos electrónicos y eléctricos. Agradecemos a AMBILAMP su confianza y también su apuesta por la innovación”, explica Jakub Lubonski, CEO de BIN-E.

Según Juan Carlos Enrique, director general de AMBILAMP, “dentro de la estrategia de innovación constante de AMBILAMP y para estimular y aumentar el reciclado de bombillas, así como mejorar la eficiencia de nuestra gestión de residuos, hemos desarrollado este contenedor inteligente que supondrá un gran salto en el servicio al ciudadano y su concienciación e información sobre el reciclado de bombillas”.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *