Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La nueva certificación garantiza la trazabilidad del plástico reciclado desde el origen hasta el producto final y permite indicar su contenido de reciclado.

Un investigador de AIMPLAS, único auditor de España de la certificación de Recyclass de contenido de plástico reciclado
Enrique Moliner, auditor de AIMPLAS

Un investigador de AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, ha sido el único auditor español que ha participado en el desarrollo de una nueva certificación de productos con plástico reciclado lanzada por Recyclass.

Se trata de la Certificación de Trazabilidad de Plásticos Reciclados, un nuevo esquema de certificación que permite acreditar la trazabilidad del material reciclado desde el origen y el contenido exacto de reciclado de cada producto. Al proporcionar una información transparente sobre la procedencia del material reciclado (bien sea pre o posconsumo) aumentará la confianza del consumidor en la sostenibilidad medioambiental del producto.

La ventaja frente a otras certificaciones similares es que en este caso no es necesario un contenido mínimo, porque se determina exactamente el porcentaje de material reciclado que contiene (lo cual amplía la variedad de productos que pueden certificarse), y además su procedencia puede ser tanto preconsumo como posconsumo.

Esta certificación complementa a la de EuCertPlast, ya que a la trazabilidad en el proceso de reciclado se añade ahora el seguimiento hasta su transformación en un producto acabado, siguiendo siempre con los mismos criterios de trazabilidad.
Las auditorías piloto que han permitido optimizar el esquema de certificación se han llevado a cabo únicamente por cuatro auditores en toda Europa. En el caso de España, ha sido el investigador experto en Reciclado y Sostenibilidad de AIMPLAS Enrique Moliner quien ha realizado las auditorías en Grupo Armando Álvarez y en Klöckner Pentaplast.

Según Moliner, “esta certificación permitirá dar garantías sobre el contenido de plástico reciclado en los productos y también sobre el origen del material reciclado. Se trata de una herramienta imprescindible en los tiempos que corren para poder dar confianza a los consumidores y posiblemente también será clave de cara a la Administración, que ya empieza a exigir el uso de plástico reciclado en nuevos productos”.

Esta certificación, en cuya elaboración también han colaborado auditores de Dinamarca, Bélgica e Italia, estará plenamente operativa a partir del tercer trimestre del año.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *