Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El sector de la recuperación de papel y cartón en España será clave para cumplir con los objetivos fijados para el año 2020 por la Unión Europea (UE) y para implantar el nuevo modelo basado en la economía circular.

REPACAR celebró ayer su 7º congreso de reciclaje de papel
De izquierda a derecha, Cristina Afán de Ribera, Guillermina Yanguas y Sebastián Solís

Así se puso de manifiesto en el VII Congreso de la Asociación Española de Recuperadores de Papel y Cartón (Repacar), celebrado ayer en Madrid y que clausuró la directora general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio de Medio Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), Guillermina Yanguas. “El papel es un claro ejemplo de economía circular y un referente en cuanto a las tasas de recogida alcanzadas, con una recuperación de 4 millones de toneladas en 2014″, confirmó la directora general.

Por su parte, el presidente de Repacar, Sebastián Solís, aseguró que la contribución del sector de la recuperación y reciclado de residuos a la economía circular “es innegable”. “El resultado es la reintegración en el sistema productivo de unos recursos con altos estándares de calidad, regularidad y rentabilidad”, añadió Solís, quien hizo hincapié en la contribución del sector a la creación de empleo sostenible.

Las diferentes mesas del Congreso fueron conducidas por el periodista David Vidorreta, responsable de contenidos de RESIDUOS PROFESIONAL. La primera intervención corrió a cargo de Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, asociación de empresas dedicadas al reciclaje y el ecodiseño de los envases en España, para quien el papel, con cifras de recuperación cercanas al 80 por ciento en 2014, “sustenta las tasas de reciclado en nuestro país y es un modelo de éxito que debe ser defendido e imitado”.

El potencial de creación de empleo verde y no deslocalizable del sector del reciclaje fue uno de los argumentos más recurrentes

El eslogan del evento, ‘A la vanguardia de la economía circular’, responde a la certeza de que este sector se ha convertido en un referente para cumplir con los objetivos de recuperación de residuos fijados para el año 2020 por la Unión Europea (UE) y será clave para poder implantar el nuevo modelo económico.

Ken Webster, director de Innovación de la Fundación Ellen MacArthur, considerado actualmente uno de los mayores expertos en economía circular, advirtió que con la volatilidad existente en los precios de las materias primas y el escaso crecimiento de los salarios en la última década “no hay duda de que estamos ante un modelo económico lineal agotado”. Para Webster, esta incapacidad de la economía por solventar los problemas reales de los ciudadanos supone “socavar la confianza de las personas y generar un residuo del potencial humano que necesita una revalorización”. Y ahí es donde entra en juego el papel fundamental de la economía circular y de los actores claves para su puesta en marcha: los recicladores.

Precisamente, el potencial de creación de empleo que tiene el sector del reciclaje, y especialmente el de papel y cartón, fue uno de los argumentos más recurrentes de varios de los ponentes del congreso, que destacaron que, además de empleo verde, se trata de puestos de trabajo no deslocalizables.

Normativa sobre residuos

Con la vista puesta en el nuevo paquete de economía circular que presentará a primeros de diciembre la Comisión Europea, y el nuevo Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos, que se aprobará probablemente en las próximas dos semanas, Mª José Delgado, subdirectora general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, destacó que «en un entorno con materias primas más escasas y caras no nos podemos permitir el lujo de desperdiciarlo con el desaprovechamiento de los residuos”.

La Comisión Europea ya ha dicho que no habrá más dinero para los Estados miembros que no cumplan las directivas comunitarias

El PEMAR también tiene muy en cuenta las últimas advertencias lanzadas por Bruselas, según explicó Delgado: “La Comisión ha concluido que no tiene sentido seguir dando dinero a los Estados miembros que no cumplan con las directivas comunitarias”. En el fondo del horizonte está el objetivo de llegar el 50% de la tasa de reciclaje de residuos domésticos y asimilables.

Ante los nuevos retos que deparan a los recicladores las nuevas normativas nacionales y comunitarias, Cristina Afán de Ribera, directora general de REPACAR, ensalzó el papel que juega este sector: “Debemos mirar al futuro con esperanza y optimismo porque nuestro sector es una pieza clave en el nuevo marco de la economía circular y para la consecución de los objetivos en materia de reciclado fijados por la Unión Europea”. La responsable de la asociación añadió que España dispone de instalaciones de tratamiento suficientes para gestionar los residuos generados y “los recuperadores-recicladores cuentan con los recursos técnicos y profesionales necesarios como para absorber ese crecimiento y garantizar el cumplimiento de los objetivos”.

Para Guillermina Yanguas, “hay que avanzar en la gestión de los residuos en el camino hacia una economía circular”, que generará, ha dicho, un crecimiento del uno por ciento del PIB, la creación de dos millones de empleos y el incremento de los recursos en un 30 por ciento hasta el año 2030.

Al Congreso asistieron también representantes de la Confederación Europea de Industrias del Reciclaje (EuRIC).

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *