Save pagePDF pageEmail pagePrint page

En 2015 los gijoneses generaron 125.547 toneladas de residuos según los datos estadísticos de la Memoria de Sostenibilidad de EMULSA.

Por primera vez en cinco años de reducción la generación de residuos sufrió el pasado 2015 un cambio de tendencia en Gijón. EMULSA recogió 125.547 toneladas de basura en 2015, cifra global que supera en un 3,2% las 121.587 toneladas de 2014 y también está por encima de las 124.536 toneladas recogidas en 2013. Cada gijonés generó a lo largo del año 2015 una media de 454 kilogramos de residuos, frente a los 437 por habitante de 2014. El peso diario por habitante y día asciende a 0,91 kilogramos, frente a los 0,89 kilogramos de 2014.

Los camiones de residuos de EMULSA recogen diariamente una media de 344 toneladas al día, de las que el 76,5% suponen residuos en masa ya que de los contenedores de residuos generales, incluidos los situados en los Puntos Limpios, se recogieron 96.058 toneladas.

En 2015 el número de contenedores de residuos aumentó de 7.464 a 7.604. De ellos, 3.234 corresponden a recogida general y 4.370 a recogida selectiva.

El 84% de estos residuos corresponde a contenedores ubicados en la zona urbana, con Puerta la Villa, La Calzada y La Arena como los distritos de EMULSA que más basura generan, y el 16% restante, a contenedores de recogida domiciliaria en la zona rural, donde destacan los datos de Somió y La Camocha. Por temporadas, los meses de verano (junio, julio y agosto) son los de mayor producción de residuos, con un incremento del 5% con respecto a la media anual.

También ha crecido la recogida selectiva, la de los residuos destinados al reciclaje.

Un 14,52% de los residuos recogidos en las calles de Gijón habían sido depositados en los contenedores de recogida selectiva para el reciclaje del papel, vidrio y envases.

En el caso del papel y del cartón, se ha pasado de las 7.521 toneladas de 2014 a 8.036 en 2015, un 6,8% de crecimiento, tendencia que se da por primera vez desde el pico de 11.028 toneladas alcanzado en 2008. y supera el de 2013, cuando se recogieron 7.663 toneladas. Porcentualmente cada gijonés depositó  en 2015 en los contenedores azules una media anual de 29,07 kilos de papel y cartón, frente a los 27,05 kilos de 2014. El cartón procedente de los comercios alcanzó las 475 toneladas, un 6% más que el año anterior.

En lo que respecta a los envases y plásticos que se recogieron en los contenedores amarillos, el incremento ha sido del 4%. Se ha pasado de 3.424 toneladas a 3.568, cifra que representa un récord, superando las 3.491 toneladas del años 2011 que habían marcado la cifra más alta de reciclaje de envases. El promedio por habitante es de 12,9 kilogramos anuales, por encima de los 12,3 kilos de 2014.

La recogida de vidrio en Gijón ha mantenido, por tercer año, su tendencia a la baja. alcanzando en 2015 las 4.781 toneladas, un 0,5% por debajo de las 4.806 toneladas de 2014 y lejos del máximo alcanzando en 2012, con 4.980 toneladas. El vidrio recogido puerta a puerta en las zonas hosteleras llegó a las 139 toneladas, lo que supuso un crecimiento del 8% con respecto a 2014. Como media cada gijonés envió a reciclar 17,29 kilos de vidrio, un dato prácticamente similar a los 17,28 kilos de 2014.

Respecto a la recogida separada de residuos orgánicos puesta en marcha en marzo de 2015, de forma experimental, en el Polígono de Pumarín,  alcanzó las 139 toneladas recogidas hasta diciembre. Estadísticamente un 26% de los residentes han utilizado al menos una vez estos nuevos contenedores de color marrón y un 16% lo hacen habitualmente.

Reciclaje

Gijón recicla el 22% de los residuos que genera, cifra que sigue creciendo y que deberá llegar al 50% en 2020 para cumplir con la normativa de la Unión Europea.

Los cuatro Puntos Limpios de Gijón, ubicados en Roces, Somió, La Calzada y Tremañes, gestionaron en 2015 14.176 toneladas de residuos, con un incremento del 1% con respecto a 2014 y 69.760 usuarios. La mayor actividad se registró en el de Roces, con un 57% del total (8.052 toneladas), seguido de Tremañes (3.647 Tm.), Somió (1.843 Tm.) y La Calzada (634 Tm.).

En torno al 97% de los residuos depositados en estos puntos, 13.796 toneladas, son de carácter no peligroso. Casi la cuarta parte corresponden a los restos orgánicos de pescaderías y a residuos sólidos urbanos mezclados. Los residuos de construcción y demolición suman 4.312 toneladas, con un descenso del 8% con respecto a 2014. Les siguen por volumen los muebles (2.033 toneladas), la madera tratada (1.569) y los residuos vegetales (1.383).

Entre los residuos peligrosos gestionados en los puntos limpios, que representan el 3% de su actividad, destacan los eléctricos y electrónicos, que en el último año aumentaron un 41%, hasta las 276 toneladas. También creció el depósito de frigoríficos, con 74 toneladas (57% más que en 2014).

En 2015 también se recogieron 785 toneladas de ropa usada, con un incremento del 62% con respecto 2014.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *