El estudio de G-Advisory para Aeversu refleja que los vertederos emiten 772 kg de CO2 equivalente por tonelada tratada, mientras que la conversión de residuos en energía genera unas emisiones de 224 kg por tonelada.

Planta de valorización energética de residuos

La huella de carbono de la valorización energética de residuos es claramente menor que la asociada a la eliminación en vertedero. Así lo manifiesta G-Advisory, firma de asesoramiento independiente del Grupo Garrigues, en un informe encargado por Aeversu, la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos, sobre el impacto ambiental de esta tecnología en España y Andorra, comparado con el depósito en vertederos.

La huella de carbono mide la totalidad de GEI emitidos por efecto directo o indirecto, con el fin de determinar su contribución al cambio climático, y se expresa en toneladas de CO2 equivalentes (tC02 e). En el caso de la gestión de residuos urbanos, que en España sigue teniendo el vertedero como principal destino, representa el 4% de las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero).

El análisis llevado a cabo por G-Advisory refleja que los vertederos emiten 772 kg de CO2 e por tonelada tratada, mientras que la valorización genera unas emisiones de 224 kg de CO2 e por tonelada tratada. Es decir, los vertederos emiten un 245% más de emisiones GEI que la valorización energética.

Por tanto, gracias a este proceso de transformación de los residuos en energía, se consigue una evidente mejora ambiental en comparación con el vertido.

“Existe una importante diferencia entre las emisiones de GEI derivadas de la valorización energética y del depósito en vertederos por toneladas de residuos urbanos. La valorización, por sus menores emisiones que el depósito en vertedero, puede jugar un papel muy importante en el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones marcados por la Unión Europea y España”, asegura Laura Santiago, manager de Sostenibilidad y ESG en G-Advisory.

Valorización energética Vs. Vertederos

De acuerdo con el estudio, la valorización energética, consistente en la conversión en energía de aquellos residuos que no pueden ser reciclados, ya sea en forma de electricidad, vapor o agua caliente. Además, es un proceso y vital para otros residuos como los productos sanitarios, que presentan pocas alternativas viables de gestión.

Por otro lado, mediante la producción de energía a partir de residuos –calor y electricidad– se evitan las emisiones de GEI que se habrían producido al generarse dicha energía mediante otras tecnologías que utilizan combustibles fósiles.

Igualmente, el informe asegura que la valorización energética permite reducir el volumen de desechos que terminan en vertedero en un 90%.

“La menor huella de carbono de la valorización energética en comparación con la eliminación en vertedero es un factor que refuerza la jerarquía establecida de gestión de residuos en Europa y el papel que puede jugar la valorización energética en España y Andorra, como complemento del reciclaje para lograr los objetivos marcados por las estrategias de economía circular y lucha contra el cambio climático”, concluye Rafael Guinea, presidente de Aeversu.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *