Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La Universidad Pública de Navarra ha realizado con éxito una prueba que ha permitido reducir los biorresiduos generados en una de sus cafeterías mediante su compostaje.

Compostaje de residuos orgánicos en la UPNA

La Universidad Pública de Navarra (UPNA) ha desarrollado “con éxito” una prueba piloto de compostaje con la totalidad de los residuos orgánicos generados durante un mes por la Cafetería-Comedor del edificio de El Sario, situado en el campus de Arrosadia de Pamplona.

Este proyecto ha permitido “reducir drásticamente la cantidad de residuos entregados a la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona”, según Inazio Irigoien Iriarte, quien, con Julio Muro Erreguerena (los dos, profesores e investigadores del Departamento de Agronomía, Biotecnología y Alimentación de la institución educativa), ha impulsado esta prueba. “La extensión de este sistema puede suponer un gran ahorro económico para la Administración, al disminuir los costes de gestión y la frecuencia con la que se recogen las otras fracciones”, afirma.

Esta actividad de compostaje ha sido realizada por los veinte estudiantes participantes en el curso “Círculo biológico de la economía circular”, organizado por Fertile Auro, asociación profesional sin ánimo de lucro para la prevención y correcta gestión de los residuos, y la UPNA.

Una de las prácticas de dicho monográfico, centrado en los principios de la economía circular y en distintas prácticas ejemplares en esta materia, ha consistido en recoger, cuantificar, caracterizar y procesar los residuos generados por la Cafetería-Comedor de El Sario, así como realizar un seguimiento del proceso de compostaje.

Proyecto de bioeconomía circular

El compostaje, un proyecto en el que participa la investigadora de la UPNA Amaia Oreja Ostiz, se ha llevado a cabo en una compostadora modular de 800 litros, ubicada en las instalaciones de la Finca de Prácticas e Investigación Agrícola que la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos (ETSIA) de la UPNA posee en la parte posterior del edificio de El Sario. “El proceso se ha desarrollado muy satisfactoriamente. Se han superado durante semanas los 70 grados de temperatura y sin generar ninguna afección sobre el territorio”, resume Inazio Irigoien.

Esta actividad formativa se enmarca en el “Proyecto Piloto de bioeconomía circular de residuos orgánicos a escala local con dimensión social y formativa”, impulsado por la empresa sociolaboral navarra Josenea de Lumbier e incluido en el Plan de Desarrollo Rural de Navarra (PDR). Está financiado por el Gobierno de Navarra y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Regional (FEADER).

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *