Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El Ayuntamiento de Girona pone en marcha la campaña “El inodoro no es una papelera” con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre los problemas que genera el vertido de residuos no solubles en los retretes.

Alertan del problema de las toallitas húmedas vertidas al inodoro en Girona
Visita del concejal Eduard Berloso a la depuradora de Girona

El vicealcalde y concejal de Asociaciones, Participación y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Girona, Eduard Berloso, ha presentado la campaña “El inodoro no es una papelera”, que impulsa el Ayuntamiento de Girona con el objetivo concienciar a la ciudadanía de los problemas que genera el vertido de las toallitas húmedas y otros residuos no solubles (como compresas, tampones, bastoncillos para las orejas o preservativos) a través de los inodoros. A partir de este mes, los ciudadanos de Girona recibirán un tríptico informativo sobre la campaña junto con la factura del agua.

Los principales problemas que genera el vertido de las toallitas húmedas por los inodoros son los atascos en las tuberías –tanto las de las comunidades de vecinos como las del alcantarillado público–, los vertidos de aguas residuales al medio; los problemas en el proceso de tratamiento en las estaciones depuradoras o el incremento del coste del servicio de mantenimiento del alcantarillado, “que acabamos pagando todos los ciudadanos”, afirmó el concejal Berloso. En este sentido se estima que en toda Europa este problema supone un gasto anual de entre 500 y 1.000 millones de euros, principalmente debido a las averías provocadas en las depuradoras.

“El problema principal es el largo tiempo que necesitan las toallitas para degradarse y la confusión que crea el etiquetado comercial de estos productos, ya que el problema no es el vertido de una sola toallita, sino el vertido conjunto de toallitas por parte de la ciudadanía “, explicó Eduard Berloso, que recordó que el consistorio pone en marcha esta campaña para “sensibilizar a los ciudadanos del problema que generan las toallitas y de la importancia de tomar conciencia para evitar perjuicios propios y consecuencias tanto para la ciudad como para el medio, debido también de los productos químicos que llevan”.

Se calcula que cada mes la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Campdorà retira 7,34 toneladas de residuos que contienen, principalmente, toallitas húmedas. Actualmente la depuradora da servicio a 9 municipios del Gironès (Girona, Salt, Sarrià de Ter, Sant Julià de Ramis, Vilablareix, Fornells de la Selva, Aiguaviva, Palol de Revardit y Bescanó) con una carga de población de unos 190.000 habitantes.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *