Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Una empresa de Elche ha desarrollado un proceso de gasificación de residuos urbanos para producir calor y electricidad.

La empresa ilicitana Greene Waste to Energy (Greene) ha desarrollado una nueva tecnología que permitiría la reducción de hasta el 90% de los residuos sólidos urbanos (RSU) de la provincia de Alicante, que suman más de 840.000 toneladas anuales. La entidad, ubicada en el Parque Empresarial de Elche, ha diseñado una planta que permite eliminar los residuos, logra generar energía eléctrica y, como resultado del proceso de gasificación que realiza, produce una ceniza inerte que se puede aplicar en diversos usos en obra civil.

Según mantienen desde la empresa, esta propuesta es respetuosa con las directrices de la Unión Europea en materia de gestión de residuos y permite trabajar en el marco de los conceptos de economía circular. Esto se logra gracias a un pionero proceso de gasificación con el que la basura doméstica, los residuos industriales o de la agricultura, se convierten en energía aprovechable en forma de calor y de electricidad.

El proceso de gasificación de Greene, protegido mediante patente mundial, obtiene aproximadamente 1 kilovatio de energía eléctrica y más de 1,5 kilovatios de energía térmica por cada kilo de residuos que procesa.

Una empresa de Elche desarrolla un novedoso proceso de gasificación para producir energía a partir de residuos urbanos
Aspecto exterior de la tecnología desarrollada por Greene para producir energía a partir de residuos

En el proceso de gasificación, la energía de la materia orgánica se convierte en un gas que puede utilizarse como combustible para la obtención de energía en motores, turbinas de gas o calderas. Las cenizas pueden usarse como material de construcción, fertilizante, o en la fabricación de vidrio.

La planta de gasificación diseñada por la empresa ilicitana se puede aplicar a pequeña escala puesto que es rentable a partir de pequeñas estaciones (entre 0,5 y 5 MWe). De hecho, la empresa ya ha presentado varios proyectos para poner en marcha esta tecnología en países como Croacia, Chile, México o Irán.

Según ha explicado Jesús Martínez, director comercial de Greene, “el decreto que penaliza el autoconsumo en España hace complicada la implantación de la gasificación aquí. Sin embargo, sería una solución ecológica y rentable para acabar con problemas como el de los vertederos, que en la actualidad son un dolor de cabeza para muchos municipios”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *