Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La empresa pública Lipasam ha implantado ya el contenedor marrón para biorresiduos en los mercados de abastos y el objetivo es extender la recogida selectiva de la basura orgánica a toda la ciudad.

Presentación del nuevo sistema de recogida selectiva de biorresiduos en Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de su empresa municipal de limpieza, Lipasam, ha comenzado en los mercados la implantación de un sistema de recogida selectiva de biorresiduos (desechos biodegradables que proceden de alimentos o restos vegetales) que posteriormente se trasladará al resto de la ciudad. El objetivo es dar un paso más en la diferenciación de los residuos para su posterior traslado a una planta de tratamiento para ser valorizados, mediante compostaje u otro tipo de aprovechamiento.

Así, a los tradicionales contenedores de envases, vidrio y papel y cartón, se añade otro, de color marrón, específicamente para biorresiduos, en el marco de la estrategia municipal “por impulsar la economía circular y la lucha contra el cambio climático, y en cumplimiento de los acuerdos internacionales suscritos en ambas materias por el Consistorio”, explicó Carmen Castreño, delegada de Economía, Comercio y Relaciones Institucionales.

Castreño presentó la semana pasada en el mercado de abastos de Pino Montano, junto con la delegada del Distrito Norte, Myriam Díaz, y la gerente de Lipasam, Virginia Pividal, este nuevo sistema de recogida selectiva de biorresiduos. A partir de ahora, en los contenedores color marrón solo se verterán los residuos orgánicos para que puedan ser tratados. “El compost elaborado tendrá usos para la agricultura o los parques y jardines, la restauración paisajística e incluso la regeneración de suelos degradados”, explicó Pividal.

La puesta en marcha de este nuevo sistema ha contado con actuaciones informativas en las que se ha explicado a los comerciantes el correcto desarrollo del nuevo sistema de recogida. Además, Lipasam seguirá presente en los mercados, una vez se implante el contenedor, con el objetivo de informar y colaborar en el correcto desarrollo de la gestión de los residuos.

9,5 toneladas en una semana

La medida se ha tomado de acuerdo con la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, donde se recoge que antes del año 2020 “la cantidad de residuos domésticos y comerciales destinados a la preparación para la reutilización y el reciclado para las fracciones de papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos u otras fracciones reciclables deberá alcanzar, en conjunto, como mínimo un 50 por ciento en peso.”

Adicionalmente, el Paquete de Economía Circular de la UE prevé la modificación de determinadas directivas en materia de residuos, estableciéndose para el año 2030 la preparación para la reutilización y el reciclado del 70% de los residuos municipales.

Una vez puesta en marcha la recogida en mercados de abastos de Sevilla, se continuará con la implantación del sistema entre otros grandes generadores de residuos orgánicos biodegradables. “Los mercados de abastos de la ciudad están dando el do de pecho en esta iniciativa, con una colaboración encomiable”, según comentó Carmen Castreño. De hecho, en tan solo una semana desde que se iniciara la implantación, se han recogido 9.480 kilos de biorresiduos.

Posteriormente, en una segunda fase y una vez valorados los resultados, a finales de este año y principios del siguiente, se tiene previsto implantar dicho sistema en la zona norte de la ciudad, que cuenta con recogida neumática. De igual forma, se irá implantando en Triana, Los Remedios, Reina Mercedes, Heliópolis, Bermejales y Bellavista, con contenedores de carga lateral. Finalmente, de manera progresiva se extenderá al resto de la ciudad. “Con todo ello, avanzaremos decididamente en el modelo de economía circular y en los compromisos asumidos por Sevilla en el Pacto de Alcaldes de París contra el cambio climático”, concluyó Castreño.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *