Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Según sus responsables, esta tecnología podría convertir en combustibles y otros productos de valor hasta el 90% del plástico de poliolefina.

Proponen la conversión química para transformar los residuos plásticos en combustibles limpos

Las Naciones Unidas estiman que más de  8 millones de toneladas de plásticos fluyen hacia los océanos cada año. Un nuevo proceso de conversión química podría transformar los residuos de poliolefina, una forma de plástico, en productos útiles, incluidos combustibles limpios.

«Nuestra estrategia es crear una fuerza motriz para el reciclaje mediante la conversión de los residuos de poliolefina en una amplia gama de productos valiosos, incluidos polímeros, nafta (una mezcla de hidrocarburos) o combustibles limpios«, explica Linda Wang, profesora de la Davidson School of Chemical Engineering  en  la Universidad de Purdue (Indiana, EE.UU.) y responsable del equipo de investigación que desarrolla esta tecnología. «Nuestra tecnología de conversión tiene el potencial de aumentar las ganancias de la industria del reciclaje y reducir el stock de residuos plásticos del mundo», añade.

El proceso de conversión incorpora extracción selectiva y licuefacción hidrotermal. Una vez que el plástico se convierte en nafta, se puede utilizar como materia prima para otros productos químicos o se puede separar en solventes especiales u otros productos. Los combustibles limpios derivados de los residuos de poliolefina generados cada año en el mundo podrían satisfacer el 4% de la demanda anual de gasolina o diésel.

Según sus inventores, esta tecnología podría convertir hasta el 90% del plástico de poliolefina.

«La eliminación de residuos de plástico, ya sea reciclada o desechada, no significa el final de la historia», comenta Wang Kai Jin, estudiante de la Universided de Purdue y uno de los responsables del desarrollo de esta tecnología. “Estos plásticos se degradan lentamente y liberan microplásticos y productos químicos tóxicos en la tierra y el agua. Esto es una catástrofe, porque una vez que estos contaminantes están en los océanos, son imposibles de recuperar por completo».

Wang espera que su tecnología estimule a la industria del reciclaje para reducir la cantidad cada vez mayor de residuos plásticos. Ella y su equipo están buscando inversores o socios para ayudar a demostrar esta tecnología a escala comercial.

Fuente:
Universidad de Purdue

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *