Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Refibre es un proyecto de Castilla y León, financiado por el programa europeo LIFE, para reciclar los plásticos y fibra de los aerogeneradores en material para pavimentar carreteras.

Aerogeneradores

Una de las principales preocupaciones de la UE en la actualidad es la búsqueda de soluciones para los problemas medioambientales del presente y futuro a través de sus programas LIFE, que financian proyectos como el Refibre para la reutilización de las palas eólicas.

Más conocidos como molinos de viento, estos monumentales generadores eólicos han convertido los paisajes nacionales en una escena quijotesca y, aunque poseen una vida útil de unos veinte años, hay quien ya está desarrollando programas para reutilizarlos el día en que el viento ya no azote sus aspas.

Este es el caso del director del proyecto Refibre, Felipe Romero, quien ha explicado en una entrevista a Efe las bases de una idea puramente castellanoleonesa que ya se rifan muchas administraciones,  cuando acaba de ser aprobado.

Desde su estudio en La Cistérniga (Valladolid), Romero intenta sintetizar el largo periplo que ha llevado a varias empresas del sector industrial de Castilla y León, reunidas bajo el paraguas del clúster empresarial AEICE, a opositar por estos fondos europeos para proyectos medioambientales que, tras su concesión, les tendrá ocupados los próximos tres años.

Plástico y fibra de vidrio

El proyecto se compone de dos procesos: el primero de ellos consiste en la retirada de todo el componente plástico y de fibra de vidrio que tiene una pala del molino, para lo que este proyecto también contempla la creación de varias plantas de reciclaje exclusivas en el municipio burgalés de Fresnillo de las Dueñas, aunque están proyectadas “muchas más” en todo el territorio nacional.

Después de la extracción del material plástico y la fibra de vidrio, estos materiales pueden ser reutilizados para múltiples usos, pero, en concreto, este proyecto Refibre únicamente contempla el uso de estos materiales para mejora y construcción de pavimentos asfálticos en todo el mundo.

Dos kilómetros de carretera para pruebas

Para pasar de lo proyectado a lo ejecutado, Romero explica que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León les ha cedido un tramo de casi dos kilómetros de carretera en Zamora, donde pondrán en práctica todo el proceso.

Allí se irá estudiando y mejorando la mezcla de material para el pavimento. De unas ocho palas se pueden extraer unas treinta toneladas de material reciclado que hay que suministrar en “diferentes dosis”.

Con un presupuesto final de casi 1,8 millones de euros, Romero reconoce que la ayuda europea es esencial para sacar adelante este tipo de iniciativas que, en su caso, está financiada al sesenta por ciento con los fondos de la UE y el resto por propios de las empresas y de las asociaciones unidas en Refibre.

Esta iniciativa es un proyecto empresarial de la economía circular en la que se tiene en cuenta el medioambiente y el desarrollo sostenible, ha explicado.

Cuando dentro de unos años se empiece a renovar el parque de generadores eólicos “estaremos preparados” con este proyecto singular en España y en toda la UE, ha concluido.

Fuente:
Efeverde

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *