Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Las actividades de selección, recogida y transformación de material son las que más puestos de trabajo generan, según un estudio de ISTAS-CCOO.

Crece la generación de empleo en el sector del reciclaje de envases
La recogida de residuos es uno de los ámbitos que más puestos de trabajo genera en el sector

Un estudio del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CCOO (ISTAS-CCOO) apunta que el empleo total asociado a la gestión del sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) de envases de plástico, latas y briks y de papel y cartón -la realizada por Ecoembes-, se estima en 46.210 personas ocupadas, considerando el empleo indirecto e inducido. De esta cifra, el empleo directo generado en el año 2017 asciende a 10.143 personas.

Estos datos han sido recopilados para ISTAS-CCOO por el Dr. Antonio Clavero Barranquero, de la Universidad de Málaga, y la empresa Par Tres Egabrense, autores de un estudio similar realizado en 2013. Aplicando la misma metodología y tomando ese estudio como referencia, se puede afirmar que se ha producido un crecimiento del empleo cercano al 18,8% en estos últimos cuatro años. En este mismo período, el aumento del volumen de ocupados en la economía española -según los datos de la Encuesta de Población Activa- ha sido del 9,8%, lo que evidencia una capacidad de generación de empleo en la gestión y el reciclaje de envases ligeros.

Las actividades con mayor empleo asociado al reciclaje son las de selección de envases (3.724 personas), recogida (2.685) y la transformación del material (1.047). Donde más ha crecido el empleo es en las operaciones de transporte al reciclador (67%), reciclado (31%) y recogida de envases (25%).

La actividad desarrollada en el ámbito de la gestión de envases ligeros representa el 6,5% del valor añadido bruto y el 16,9% del empleo generado en la Economía Verde de España, siendo uno de los principales nichos de creación de los llamados “empleos verdes”.

Mejora la calidad del empleo

Para ISTAS-CCOO, el interés principal de este estudio era no solo cuantificar el empleo asociado al SCRAP, sino analizar la calidad del mismo. Así, la calidad del empleo presenta ciertas diferencias entre el sector de los residuos urbanos y el de la recuperación y el reciclado. Este último está inmerso, desde hace años, en un proceso de transformación, mostrando diferentes condiciones laborales según nos encontremos ante una entidad más profesionalizada o ante otra que cuenta con una estructura tradicional.

En todo caso, los nuevos objetivos, fijados por normativa europea, sobre la incorporación de un porcentaje mínimo de material reciclado en nuevos envases están impulsando la modernización definitiva del sector de la recuperación y el reciclaje, lo que tendrá efectos positivos sobre la calidad del empleo.

En general, según el estudio, tanto la percepción laboral de las trabajadoras y trabajadores como las condiciones de trabajo están mejorando ostensiblemente en muchos aspectos, especialmente en el sector de residuos urbanos, donde se aprecia una clara mejora en indicadores como la estabilidad laboral y la baja rotación del empleo. ISTAS-CCOO considera fundamental que las condiciones laborales en los pliegos de licitación pública establezcan un marco de garantías laborales mayor. Eso tendrá sin duda un impacto importante en el conjunto del sector dado que buena parte del empleo asociado a la gestión de envases se encuentra bajo este sector de Residuos Urbanos.

Un sector de futuro

Vicente López, director de ISTAS-CCOO, señaló en la jornada de presentación del informe que “estamos ante un sector de futuro, básico en la conformación de un modelo productivo circular, que dada la normativa a nivel comunitario y la propia presión social, va a atraer una parte importante de la inversión productiva y del esfuerzo innovador en las próximas décadas. Que esta mayor inversión tenga como resultado la generación de empleo de calidad, atractivo a las personas jóvenes y mejor formadas, así como una mayor integración de las mujeres o de los colectivos más vulnerables, es un elemento básico para mejorar los procesos de redistribución de la riqueza y por lo tanto la disminución de las desigualdades sociales y en último término la propia estabilidad y fortaleza del sector”.

Begoña de Benito, directora de Relaciones Externas de Ecoembes, destacó que “las últimas estimaciones con respecto al empleo nos sitúan en un marco dramático pero, precisamente por su gravedad, la actual crisis nos ofrece la oportunidad de sentar las bases de una economía más sostenible, capaz de generar un empleo más verde, de calidad e inclusivo. Además, este estudio muestra el papel del empleo verde como palanca de inclusión social y cohesión territorial”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *