Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El creciente mercado mundial de fuentes portátiles de producción de energía eléctrica genera buenas perspectivas de negocio en el sector del reciclaje, que también reclama una mayor armonización legal que ayude a eliminar incertidumbres.

Pilas y baterías usadas
Pilas usadas en una planta de reciclaje. Foto: RESIDUOS PROFEISONAL

La creciente demanda mundial de pilas y baterías también se refleja en las perspectivas de negocio de reciclaje de estos elementos. Sus expectativas se han destacado en una reciente encuesta de los participantes del congreso en el Congreso Internacional de Reciclaje de Baterías ICBR 2019, celebrado esta semana en Lyon (Francia).

Según la encuesta, el 58% espera que las condiciones económicas generales para la industria de reciclaje de baterías mejoren en los próximos dos años. Uno de cada cuatro espera que el negocio se mantenga en un nivel estable. Sólo el 18% de los encuestados esperan que se ralentice. Los resultados son aún mejores cuando se trata de evaluar las futuras tendencias de volumen gestionado:

  • El 78% de los encuestados predicen que los volúmenes crecerán en los próximos dos años.
  • Otro 22% espera que los volúmenes se desarrollen a un ritmo estable.
  • Ninguno de los encuestados espera que los volúmenes caigan

Los resultados de la encuesta se resumen en el informe “Barómetro de la industria ICBR 2019”, que fue publicado por tercera vez en el congreso de este año en Lyon. Aunque no es estadísticamente representativo, los resultados proporcionan una información significativa sobre las opiniones actuales que prevalecen en el sector.

Como parte de la encuesta, también se pidió a los participantes evaluar la situación actual de negocio en términos de volumen y rentabilidad. En este caso, los resultados apuntan a una valoración positiva de la situación actual del sector:

  • Alrededor del 50% de los participantes en la encuesta consideran buena la situación empresarial actual.
  • El 34% no perciben cambios en comparación con el año anterior.
  • El 16% no están satisfechos con la situación de negocio actual.

Una imagen positiva similar surge en la evaluación de las tendencias actuales de volumen:

  • Alrededor del 68% de los encuestados dicen que los volúmenes se están desarrollando positivamente.
  • De acuerdo con el 32% de los encuestados, no ha habido ningún cambio en la evolución de los volúmenes en comparación con los dos años anteriores.
  • Ninguno de los encuestados dicen que el desarrollo de volumen se ha deteriorado.

Cuando se les preguntó acerca de los factores que influyen en el rendimiento del negocio, los encuestados se refieren en particular a la creciente mercado de aplicaciones de baterías. La cantidad de residuos de pilas gestionadas por instalaciones de clasificación, desmontaje o reciclaje está creciendo y es probable que continúe haciéndolo. Al mismo tiempo, la presión hacia abajo en la rentabilidad también parece estar aumentando. Factores destacados en la encuesta incluyen las fluctuaciones en el precio de los materiales recuperados de las baterías, con base en los precios cotizados en la Bolsa de Metales de Londres (LME).

Preocupaciones del sector

La financiación de la devolución de las baterías o la posibilidad de que cambie la composición de estas -lo cual influiría negativamente en los costes de recogida, transporte y reciclaje de materiales- son algunos de los retos que preocupan a algunos representantes del sector.

Otro problema para la industria del reciclaje son los diferentes marcos legales que se aplican en cada país. Este aspecto es relevante no sólo en términos de reciclaje de baterías, sino también con respecto a la armonización de las definiciones y objetivos entre la Directiva de baterías, la Directiva Marco de Residuos y la Directiva sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. También es visto como un desafío la manera de dar a conocer que la recogida de pilas de consumo, así como la de las pequeñas baterías industriales, produce los resultados deseados.

«La industria de reciclaje baterías está muy motivada a entrar en una política de economía circular según lo recomendado por las autoridades europeas», explica Jean-Pol Wiaux, presidente del Comité Directivo de la ICBR. «Esta motivación es respaldada por el importante desarrollo del mercado de fuentes de energía eléctrica portátiles. El impacto del reciclaje en el suministro de materiales activos de las baterías puede llegar a ser significativo cuando una política de este tipo se lleva a cabo de manera eficiente y cuando el contexto económico sigue siendo favorable», añade.

«El éxito de la transición desde una economía lineal a una circular requiere mejoras en el nivel de coherencia y armonización dentro de los marcos legislativos y reguladores europeos que afectan a la industria de reciclaje de baterías», afirma Jean-Pol Wiaux. «El desarrollo del mercado de las fuentes de energía eléctrica es una cuestión mundial, así como el negocio del reciclaje de baterías. La experiencia adquirida en la UE podría adaptarse a muchos otros países donde la aplicación de un marco legislativo nacional crearía una igualdad de condiciones entre los actores económicos para una eficiente recogida y reciclado de baterías usadas», concluye.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *