Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Desarrollar envases biodegradables inteligentes y multifuncionales a partir de biopolímeros es el eje central del proyecto europeo Dibbiopack, una iniciativa financiada por la Comisión Europea dentro del Séptimo Programa Marco en la que han participado durante los últimos cuatro años 19 socios de 10 países.

Propiedades biodegradables de Dibbiopack
Propiedades biodegradables de los bioplásticos del proyecto Dibbiopack

El proyecto, coordinado por Aitiip Centro Tecnológico y con un presupuesto global de 7,8 millones de euros –de los que la Comisión Europea aporta 5,7- supone una revolución en el ámbito de los envases, que pasan de tener un papel pasivo como mero continente a adoptar un rol activo, con funcionalidades para conservar mejor los productos y a la vez informar a los consumidores del estado de lo que hay en su interior. Todo un reto que se ha abordado además con la sostenibilidad como premisa fundamental, porque la investigación y los prototipos llevados a cabo para los tres sectores que más envases utilizan (alimentario, cosmético y farmacéutico) se ha centrado en el material bioplástico (biobasado, compostable y biodegradable). Con ello, además de incidir en un sector que presenta grandes oportunidades industriales, ambientales y sociales, se avanza en la necesaria reducción del uso y producción de envases a partir del petróleo y se abren interesantes cauces en otros campos como los de la gestión de residuos.

Dibbiopack ha unido a entidades e industrias de toda Europa que han abordado la formulación y fabricación de materiales y envases inteligentes (botellas para su aplicación en farmacia, tarros de uso cosmético y bandejas alimentarias) con la intención de superar los hitos normativos, tecnológicos, de mercado y medioambientales que plantea el futuro de los bioplásticos con avances como los siguientes:
Uso de nanomateriales que dotan a los envases de bioplástico de propiedades mecánicas y de resistencia semejantes a las que tienen los de plástico convencional. Estas nanofibras no entran en contacto con los productos (cremas cosméticas, alimentos), porque se usan etiquetas biodegradables que separan envase y contenido y que además llevan agentes antimicrobianos que se liberan cuando aparece la humedad y frenan la aparición de bacterias.

Films biodegradables con propiedades barrera mejoradas gracias al empleo de una solución de triple capa que combina materiales orgánicos de recubrimiento también biodegradables con otros inorgánicos aplicados mediante plasma.

Sensores que cambian de color según el oxígeno que haya en el interior del envase, ofreciendo una valiosa información sobre el estado del producto que además puede leerse sin necesidad de contacto y gracias a la antena RFID integrada en un móvil o tablet, haciendo más fácil el registro de la información y la trazabilidad.

Presentación de resultados a la sociedad en Zaragoza el 24 de febrero
La conferencia final del proyecto Dibbiopack tendrá lugar este mes de febrero en Zaragoza, España, sede también de Aitiip Centro Tecnológico, la entidad que lo ha coordinado durante cuatro años. En ella, los socios del proyecto repasarán todos los detalles técnicos vinculados a su planificación, ejecución y resultados, además de visitar las líneas piloto donde se han fabricado dos de los tres demostradores.

Como Dibbippack es un proyecto abierto que aporta numerosas ventajas a muy diversos sectores y públicos de interés, se ha querido que la presentación de los resultados finales tenga lugar en un acto abierto a toda la sociedad que acogerá el día 24 el CaixaForum de Zaragoza. Ya es posible apuntarse y consultar la agenda completa en el enlace http://www.aitiip.com/dibbiopack/dibbio_es.html

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *