La empresa Northvolt ha producido su primera célula de batería con un 100% de níquel, manganeso y cobalto reciclados y ahora pretende ampliar sus instalaciones de reciclaje de baterías en Suecia.

Primera batería con materiales 100% reciclados

La compañía sueca Northvolt ha anunciado que su programa de reciclaje Revolt ha producido su primera célula de batería de iones de litio con un cátodo de níquel-manganeso-cobalto (NMC) producido con metales recuperados mediante el reciclaje de residuos de baterías.

Todos los procesos de reciclaje y producción se han llevado a cabo en los laboratorios Northvolt de Västerås (Suecia). El desarrollo supone un gran avance para la industria de las baterías y un hito para Northvolt en su misión de establecer un suministro sostenible de baterías.

Los metales reciclados de níquel, manganeso y cobalto utilizados en la batería se recuperaron de los residuos de baterías mediante un tratamiento hidrometalúrgico de baja energía que implica el uso de una solución acuosa para aislar los metales y separarlos de las impurezas.

Una vez demostrada la validez y la eficacia de su proceso, Northvolt se centra ahora en el aumento de sus capacidades de reciclaje para cumplir su objetivo de producir baterías con un 50% de material reciclado para 2030.

Para conseguirlo, Revolt Ett, la primera planta de reciclaje a gran escala de la empresa que se está desarrollando junto a la gigafactoría de Northvolt Ett en Skellefteå (Suecia), se ampliará más allá de su diseño inicial para permitir el reciclaje de 125.000 toneladas de baterías al año.

Emma Nehrenheim, directora de Medio Ambiente de Northvolt y responsable de Revolt, comentó: »Lo que hemos demostrado aquí es una vía clara para cerrar el círculo de las baterías y que existe una alternativa sostenible y ambientalmente preferible a la minería convencional para obtener materias primas para la producción de baterías. El proceso de reciclaje puede recuperar hasta el 95% de los metales de una batería con un nivel de pureza equivalente al del material virgen. Lo que necesitamos ahora es ampliar las capacidades de reciclaje en previsión de los futuros volúmenes de baterías que requieran reciclaje».

Con el inicio de la construcción en el primer trimestre de 2022 y la puesta en marcha en 2023, la planta recibirá el material para reciclar de dos fuentes: las baterías al final de su vida útil procedentes de vehículos eléctricos y la chatarra de producción de Northvolt Ett.

Además de convertirse en la mayor planta de reciclaje de baterías de Europa, Revolt Ett será la única instalación a gran escala de Europa capaz de reciclar litio además de níquel, manganeso, cobalto y otros metales. Los materiales recuperados en Revolt Ett suministrarán a la vecina gigafactoría metales reciclados suficientes para producir 30 GWh de baterías al año (la mitad de la producción total de pilas de Northvolt Ett).

Además de suministrar directamente metales de níquel, manganeso, cobalto y litio a los procesos de producción de baterías de Northvolt, Revolt Ett recuperará el cobre, el aluminio y los plásticos de las baterías y los materiales que recicle, todo lo cual se volverá a introducir en los flujos de fabricación a través de terceras empresas locales.

«A medida que la revolución de los vehículos eléctricos se acelera, debemos tener en cuenta que unas 250.000 toneladas de baterías llegarán al final de su vida útil en Europa en 2030 -explica Emma Nehrenheim-. «Al igual que en Northvolt Ett hemos encontrado soluciones novedosas y sostenibles para la gestión del subproducto de la sal, tratándolo como un producto valioso y no como un residuo, lo mismo ocurre con las baterías al final de su vida útil. En última instancia, el compromiso con la circularidad no sólo reducirá significativamente los impactos ambientales de la industria de las baterías, sino que también contribuirá a nuestra visión de establecer un nuevo punto de referencia para la sostenibilidad en la fabricación».

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *