Este proyecto servirá para dar respuesta al interés de la industria que emplea o fabrica envases y embalajes al desarrollar materiales obtenidos a partir de fuentes renovables y sostenibles.

El  proyecto EXTRECH trabaja en la mejora de las propiedades de poliolefinas recicladas y bipolímeros compostables para aplicaciones de alto valor añadido

En el marco del proyecto EXTRECH, el centro tecnológico Itene se encuentra trabajando en la mejora de las propiedades de poliolefinas recicladas y biopolímeros compostables para aplicaciones de alto valor añadido en cosmética y alimentación, mediante el uso de tecnologías de extrusión reactiva. Para ello desarrollará nuevas formulaciones de materiales plásticos para aplicaciones de extrusión film-soplado y extrusión-soplado de cuerpo hueco, respectivamente.

El jefe del proyecto EXTRECH en Itene, Alejandro Guillem, ha explicado que la tecnología de extrusión reactiva “permite modificar el material polimérico para la mejora de sus prestaciones finales y nos ayuda a simplificar la cadena de obtención de plásticos al poder llevar a cabo modificaciones en el propio proceso de extrusión”.

Además, ha añadido, “implica un menor impacto ambiental, ya que reducimos el número de etapas de proceso. También se reduce el consumo de material virgen, al aprovechar residuos plásticos, y se facilita el reciclado, al reducir el número de materiales poliméricos que conforman el envase y los espesores de estos”.

Este proyecto, servirá, en primer lugar, para dar respuesta al interés de la industria que emplea o fabrica envases y embalajes por el desarrollo de materiales obtenidos a partir de fuentes renovables y sostenibles que estén en línea con la nueva legislación europea en materia de economía circular. Un interés que ha llevado a que en 2020 el crecimiento en la producción mundial de polímeros biobasados supere al de polímeros convencionales, tal y como refleja un estudio llevado a cabo por Renewable Carbon Publications.

Además, también existe una demanda de plásticos reciclados por parte de esta misma industria ya que los objetivos planteados tanto por la Estrategia Española de la Economía Circular como por el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados han despertado la necesidad de introducir en el mercado mayores cantidades y variedad de plásticos reciclados.

Sin embargo, el uso de estos materiales para aplicaciones de alto valor añadido (envases para uso alimentario y cosmético) se encuentra con barreras como la presencia de contaminantes y olores en las fracciones posconsumo. Se da la circunstancia, asimismo, de que la capacidad de España para reciclar poliolefinas -de PEAD (polietileno de alta densidad) y de PP (polipropileno)- es de 221.000 toneladas al año, lo que no satisfacen las necesidades de las empresas.

Existe por tanto aún un amplio campo de mejora al que este proyecto pretende contribuir, al poder incrementar la capacidad de reciclado de materiales y la producción de nuevos plásticos valorizados con propiedades optimizadas.

El centro tecnológico también está investigando nuevos métodos de modificación sostenible para la producción de nano y microaditivos para su aplicación en materiales reciclados.

 

One Response to “Poliolefinas recicladas y biopolímeros compostables mediante extrusión reactiva para aplicaciones de alto valor”

  1. Maria Rocio Sanchez, Responder

    ¡Excelente noticia! Me alegro ver que personas buscan alternativas para mejorar el reciclaje.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *