Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La instalación incorporará dos nuevos reactores para optimizar el proceso de tratamiento de la materia orgánica y evitar las molestias provocadas por los malos olores.

Visita del presidente del Consorci Mare a la planta de compostaje de El Campello

El presidente del Consorci Mare de Alicante, José Vicente Ferriz, visitó esta semana las instalaciones donde se están construyendo los dos reactores que optimizarán el proceso de compostaje utilizando volteadoras automáticas y evitará las molestias provocadas por olores. Se trata de maquinaria de última generación que se instalará en la planta de tratamiento de residuos de El Campello. El Consorci Mare -que gestiona los residuos de 52 municipios de Alicante- será así el primero de la provincia en incorporar esta tecnología en sus instalaciones, que le permitirá gestionar 56.000 toneladas de residuos orgánicos al año. El coste total de la adecuación de la nave para el compostaje, donde se incluye esta nueva maquinaria y su instalación, es de 6,3 millones de euros.

Ferriz aseguró que con esta nueva maquinaria se da cumplimiento a la Autorización Ambiental Integrada “que exige la instalación de un sistema automatizado de volteo para el compostaje de la fracción orgánica de recogida separada (FORS) así como para parte de la fracción orgánica proveniente de la recogida en la bolsa de residuos mezclados (FORM)”.

Con las modificaciones que se van a acometer se pretende alcanzar los resultados de recuperación y eliminación que exige el actual Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana y, por otro lado, cumplir con uno de los grandes retos de la normativa actual en materia de residuos: mejorar la gestión y el tratamiento de la fracción orgánica, potenciando la recogida en origen de los biorresiduos.

El sistema elegido es el del tecnólogo Sorain Cecchini, basado en un reactor rectangular donde opera un puente digestor dotado de tornillos para el volteo del compost. Las operaciones de volteo se efectúan en modo automático, según tiempos y fases programados. Además, el procedimiento de compostaje está dotado de un sistema de aspiración forzada que, a diferencia de las plantas tradicionales, permite que el cambio de aire se produzca por aspiración negativa desde la base del reactor, con una notable ventaja para el control del proceso, para la distribución homogénea de la temperatura del material orgánico y para las condiciones ambientales de la planta.

Entre los dos reactores, el Consorci Mare estima tratar un total de 56.000 toneladas de biorresiduos al año. En uno de los reactores se tratará un total de 25.000 t/año procedente de la fracción orgánica recogida selectivamente (FORS) junto con parte de la fracción vegetal. El otro reactor está previsto que trate un total de 31.000 t/año de fracción orgánica procedente de la bolsa de residuos mezclados (FORM).

La inclusión de este sistema automatizado de compostaje conlleva una serie de ventajas, entre las que destacan la optimización del proceso de trasformación, el mejor control de las molestias provocadas por olores y el mejor dominio de los parámetros del sistema.

El proceso de compostaje imita la transformación de la materia orgánica en la naturaleza y permite homogeneizar los materiales, reducir su masa y volumen e higienizarlos. El resultado de este proceso es la obtención de compost de calidad, todo ello con la economía circular como principal eje de toda acción relacionada con la gestión de los residuos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *