Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El nuevo Plan de Residuos se convertirá en la Norma Foral que regulará la planificación y gestión de los residuos en Gipuzkoa durante el período 2019-2030.

Se abre a participación pública el plan de residuos de Gipuzkoa

Una vez licitadas y en marcha las obras de la primera y segunda fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa, cuya finalización está prevista a comienzos del verano del próximo año, el Departamento de Medio Ambiente ha aprobado inicialmente, con la publicación de la Orden Foral de 25 de julio de 2018, un nuevo plan de residuos, denominado PIGRUG 2019-2030, que ya está en exposición pública. La nueva Norma Foral marcará los objetivos del territorio en esta materia, una vez alcanzados los establecidos en su día por el PIGRUG (NF 7/2008) y completadas las infraestructuras previstas en este documento de planificación.

Los programas del PIGRUG 2019-2030 quedan estructurados de la siguiente forma: un programa de prevención, otro de gestión que engloba los tres apartados de la jerarquía de gestión de los residuos (reducción, reutilización y reciclaje), un tercer programa de optimización de la eliminación, y, finalmente, el denominado programa observatorio que afecta de manera transversal al resto. Sus principales novedades son el impulso de redes y servicios para la reparación y la remanufacturación de residuos potencialmente reutilizables (voluminosos, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, textiles…), el análisis de necesidades de un Centro de Preparación para la Reutilización y la investigación, desarrollo e innovación en ecodiseño de productos y servicios.

Sus programas recogen también conceptos tales como la caracterización de residuos, la gestión de bases de datos de generación y recogida selectiva, el desarrollo y coordinación de acciones de comunicación y sensibilización para la ciudadanía, el impulso del consumo sostenible a través del ahorro y la eficiencia de recursos materiales, la compra y contratación verde y de sistemas de gestión ambiental, la reducción en cantidad de los residuos, el impulso de modelos y sistemas eficaces y sostenibles de recogida selectiva de los diferentes flujos de residuos, el análisis de necesidades en instalaciones de compostaje, biometanización y separación de envases, la creación de nuevos productos reciclados a partir de otro tipo de residuos y la minimización del vertido de residuos, entre otros.

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha manifestado que “por primera vez, Gipuzkoa abordará un Plan de residuos en igualdad de condiciones con los países más desarrollados de Europa”.

Proceso participativo

El proceso dio comienzo con la remisión a todas las administraciones competentes (ayuntamientos, mancomunidades, Gobierno Vasco y público interesado) de un documento preliminar al que pudieron realizar aportaciones. Elaborado el anteproyecto, se somete a exposición pública, y en este proceso todos los interesados pueden formular sus alegaciones. A continuación, se inicia el proceso de deliberación participativa, para abrir el nuevo plan a la participación de todos los agentes competentes en materia de residuos, de los agentes sociales y la ciudadanía, en un período que tendrá dos meses de duración.

El proceso se desarrollará en tres fases: una primera fase informativa que se llevará a cabo durante la segunda quincena de septiembre; una segunda fase deliberativa que se celebrará la primera quincena de octubre; y concluirá con la fase de devolución de resultados que se ejecutará durante el mes de octubre-noviembre. En las fases informativa y deliberativa se llevará a cabo un suministro de información con transparencia activa y clara pudiendo realizar aportaciones al borrador y al modelo participativo; también se realizarán varias reuniones de participación activas con diferentes grupos relacionados con la materia. Finalmente, en la fase de devolución de resultados se realizarán sesiones de retorno con todos los agentes involucrados en el proceso, así como con diversos grupos políticos. También existirá una plataforma on-line para la ciudadanía y una comunicación y difusión continua.

Además, el nuevo Plan requerirá que los contenidos relativos a la planificación de residuos sean completados por numerosos documentos, entre ellos: la Declaración Ambiental Estratégica, la Evaluación de Impacto de Género, además de una memoria jurídica y otra sobre los aspectos económicos. El conjunto de estos contenidos deberán recibir el visto bueno de la Comisión Ambiental y el Consejo Asesor del País Vasco.

Superadas todas las fases mencionadas, el PIGRUG 2019-2030 será sometido a la aprobación del Consejo de Diputados y remitido a las Juntas Generales de Gipuzkoa, para su debate y aprobación. La previsión es que todo el proceso descrito se desarrolle a lo largo de los próximos meses y finalice en el mes de febrero del próximo año. Con su aprobación, el nuevo Plan de Residuos se convertirá en la Norma Foral que regulará la planificación y gestión de los residuos en Gipuzkoa durante el período 2019-2030.

Tratar el 100% de los residuos

La exposición del Plan de Residuos da comienzo una vez garantizados los objetivos establecidos en su día por el PIGRUG, con un sistema de infraestructuras para situar el reciclaje en el 70% (en 2030) y con el aprovechamiento energético de los residuos no reciclables.

Gipuzkoa logrará de esta manera implantar un sistema de gestión sin vertederos y capaz de tratar el 100 % de sus residuos, con medios propios y un vertido 0 de residuos primarios.

Los objetivos establecidos del Plan Integral de Gestión de Residuos de Gipuzkoa 2019-2030 son: maximizar la prevención; optimizar al máximo la recogida selectiva y el reciclaje; avanzar al máximo en el compostaje y la biometanización de la materia orgánica; valorizar la totalidad de los residuos no reciclables y el vertido cero de residuos primarios.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *