Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Demasiados residuos electrónicos continúan eliminándose en el contenedor de basura, se mezclan con chatarra metálica, se exportan ilegalmente o se manipulan de forma irregular, según un informe de Unitar.

residuos electrónicos
Muchos residuos electrónicos se siguen eliminando de forma inadecuada. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea no alcanzan los objetivos de recogida de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) establecidos para 2019. En un informe que se dará a conocer el próximo 24 de noviembre y en el que se investigan las razones por las que los objetivos son aparentemente tan de alcanzar, el Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (Unitar) señala que hay una enorme cantidad de RAEE recogidos de los que no se informa.

El estudio afirma también que todos los actores que pueden influir en las tasas de recogida deben responsabilizarse, y no sólo los esquemas de responsabilidad ampliada del productor (RAP) y los fabricantes a los que representan. Además, un documento prospectivo basado en la investigación de Unitar y producido por el WEEE Forum -uno de los principales representantes de las organizaciones de responsabilidad de los productores en todo el mundo-, esboza los fundamentos de un nuevo enfoque político que considera necesario para aumentar la recogida de RAEE notificada. La investigación y sus conclusiones, junto con este documento, se analizarán más a fondo en un seminario web que se celebrará también el 24 de noviembre

En 2002 entró en vigor la legislación de la Unión Europea destinada a fomentar la gestión ambientalmente de los residuos electrónicos. En ella se responsabilizó a los Estados miembros de alcanzar los objetivos de recogida de RAEE, y se exigió a los productores de productos electrónicos que financiaran su gestión. Diez años más tarde, se reformuló la Directiva exigiendo que, a partir de 2019, la tasa mínima de recogida que debía alcanzarse anualmente fuera el 65% del peso medio de los aparatos eléctricos puestos en el mercado en los tres años anteriores, o bien el 85% de los RAEE generados.

En la actualidad, sin embargo, se elimina una cantidad excesiva de residuos electrónicos en los contenedores de basura general.

Todos los Estados miembros han puesto en práctica la legislación de la UE. Durante este tiempo se han hecho enormes progresos para afrontar el reto. Por ejemplo, entre 2005 y 2018 se notificaron 48 millones de toneladas de RAEE recogidas en la UE. Sin embargo, tras tantos años de esfuerzos concertados, la mayoría de los países no han alcanzado los objetivos de recogida para 2019.

Demasiados RAEE aún se gestionan de forma inadecuada

Los productores y los esquemas de RAP, así como otros agentes de la cadena de valor, han realizado importantes esfuerzos para comprender mejor por qué es tan difícil alcanzar los objetivos de recogida incrementados y hacia dónde se dirigen los RAEE no documentados. Así, en la actualidad, demasiados residuos electrónicos se eliminan en el contenedor de resto, se mezclan con chatarra metálica, se exportan ilegalmente o se manipulan de forma irregular.

Según Kees Baldé, autor principal del informe de Unitar, «uno de los principios clave de la legislación sobre los RAEE debe ser que todos los agentes que pueden influir en las tasas de recogida deben asumir su responsabilidad, cooperar y tener acceso a los RAEE que se generan».

Basándose en esta investigación, el WEEE Forum propone en su documento «una definición mejorada de la responsabilidad ampliada del productor y el papel de todos los agentes», para que aumenten las toneladas oficiales notificadas, y que los Estados miembros introduzcan una serie de medidas de apoyo que actúen como catalizador para la mejora. Sin embargo, se sigue señalando que esas medidas de apoyo no son una garantía para alcanzar los objetivos de recogida y que hay una serie de fundamentos que deben incluirse en un nuevo enfoque de la política de gestión de RAEE.

Pascal Leroy, director general del WEEE Forum, afirma que «es necesario realizar una evaluación constructiva sobre la adecuación de los objetivos de recogida. Teniendo en cuenta las casi dos décadas de aplicación de la legislación sobre los RAEE y la naturaleza cambiante de los aparatos eléctricos y electrónicos que salen al mercado, esta evaluación garantizará que el enfoque de los RAEE se actualice y sea más eficaz ahora y en el futuro. Esto es válido para cualquier país que actualmente tenga o esté planeando introducir una responsabilidad ampliada del productor en el sector y nuestras recomendaciones son igualmente aplicables fuera de la UE».

Entre los oradores y panelistas del evento WEEE Flows del próximo 24 de noviembre estarán Thomas Lindhqvist, a quien se le atribuye la introducción del concepto de RAP, así como Mattia Pellegrini de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea. A ellos se unirán representantes de los esquemas de RAP y del sector manufacturero que discutirán sobre la situación actual y la visión que el WEEE Forum presenta en su documento.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *