Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

En el marco de la COP25 organizada por ambos países, la Fundación Basura y la Alianza Residuo Cero han presentado una carta abierta a las ministras de Transición Ecológica y Medio Ambiente de España y Chile para conseguir una sociedad libre de residuos y respetuosa con el clima.

Ecologistas reclaman medidas concretas para minimizar el impacto de los residuos

Organizaciones ecologistas españolas y chilenas, en consonancia con la organización entre ambos países de esta COP25, se han unido para proponer un marco de actuación que minimice al máximo la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) relacionada con la gestión de los residuos.

En este sentido, la Fundación Basura de Chile y la Alianza Residuo Cero, conformada por las principales ONG ambientalistas del Estado, han presentado una carta abierta a las ministras de Transición Ecológica y Medio Ambiente de España y Chile, Teresa Ribera y Carolina Schmidt, con cinco medidas concretas para promover la prevención, la reutilización y el reciclaje de calidad y hacer efectiva esta transición hacia una sociedad sin residuos beneficiosa para el clima.

Estos cinco puntos son los siguientes:

  • Medidas efectivas de lucha contra la obsolescencia programada, que fomenten el ecodiseño y que permita la reparación.
  • Políticas urgentes para restringir y reducir la producción y el uso de envases y productos de un solo uso (bolsas, envases, botellas, cápsulas de café, pajitas, toallitas…).
  • Implantar de manera obligatoria la recogida selectiva de la materia orgánica mediante sistemas como puerta a puerta y quinto contenedor cerrado e impulsar el compostaje descentralizado que maximizan la recuperación y fomentan los mejores niveles de calidad de compost.
  • Establecer con urgencia objetivos de reutilización ambiciosos para todo tipo de flujos de residuos -incluidos textil, RAEE, residuos de demolición y construcción– y dentro de estos objetivos, alcanzar el 70% de reutilización para los envases de bebidas en 2025 a través de la implantación de un Sistema de Depósito y Retorno.
  • Acabar con el tratamiento finalista y por tanto que ningún recurso quede sin aprovechar. Objetivo de vertido cero, incineración cero (incluyendo la gasificación y reciclaje químico) y prohibición de las exportaciones de residuos.

A modo de ejemplo, según explican las organizaciones firmantes del documento en un comunicado, solo en lo referente al plástico, su producción e incineración añadirá a la atmósfera más de 850 millones de toneladas métricas ™ de GEI este 2019, equivalentes a las emisiones de 189 centrales eléctricas de carbón. Estos datos, procedentes de un estudio del Center for International Environmental Law (CIEL), son solo algunos de los que se aportaron ayer en el evento ‘Waste should not exist, let’s make climate fit’.

«Cada etapa del ciclo de vida de los diferentes flujos de residuos libera emisiones nocivas y contribuye al calentamiento global. La producción, uso y eliminación de plásticos podría crear 56.000 millones de tm de emisiones acumuladas de GEI en 2050, lo que consumiría un 13% de todo el presupuesto de carbono restante de la Tierra. Para frenar la crisis climática debemos promover otras formas de producir y consumir, fomentando la prevención en el consumo, la reutilización y el reciclaje de calidad», detalló Macarena Guajardo, directora de la Fundación Basura.

«En España, las emisiones relacionadas con la gestión de residuos se sitúan en torno al 7%. Reciclar no es suficiente. El único modelo posible es el de una economía circular que ponga en primer lugar la reducción y conserve el valor económico de los recursos al reutilizar los materiales una y otra vez, optando por el reciclaje como último recurso y garantizando que no se acumula ningún desecho en el medio natural», añadió Cristina Alonso, responsable de residuos de Amigos de la Tierra, una de las entidades miembros de la Alianza Residuo Cero.

El acto contó con la presencia de Àngela Ballester, directora general de Coordinación Institucional de la Vicepresidencia Segunda de la Generalitat Valenciana, y Nicolas Westenek, representante de la delegación chilena de esta COP 25. Ambos coincidieron en la necesidad de que las administraciones prioricen el beneficio social y ambiental ante la presión de los grandes sectores industriales.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *