Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Casi 700.000 nuevos hogares madrileños podrán separar en origen sus residuos orgánicos para su aprovechamiento como fertilizante y en la producción de biogás.

Contenedores de materia orgánica de Madrid

A partir del 1 de noviembre, cinco distritos se suman a la recogida selectiva de materia orgánica de la ciudad de Madrid. Son Fuencarral-El Pardo, Retiro, Moratalaz, Carabanchel y Usera. Después, desde el 1 de diciembre, se incorporarán Salamanca, Chamartín y Barajas. Esta es la penúltima fase de una implantación progresiva en toda la ciudad que concluirá en 2020, cuando con el distrito Centro se termine la última fase. Con estos nueve distritos, 688.000 hogares más podrán contribuir a la economía circular mediante la separación en origen de sus residuos orgánicos.

Actualmente 12 distritos cuentan con este servicio de recogida de la orgánica. En lo que va de año, desde enero a septiembre de 2019, se han recogido de forma separada 78.000 toneladas de biorresiduos. En cuanto al resto de residuos, los hogares madrileños reciclan cada vez mejor. Las cifras respecto al mismo periodo de 2018 se han incrementado en la separación de envases de plástico, latas y brik (+6%), envases de vidrio (+10%), papel-cartón (+17%) y residuos depositados en puntos limpios (+8%).

Cumplir con el objetivo europeo de reutilizar o reciclar el 50% de los residuos antes de 2020 pasa por la colaboración ciudadana. Por eso la implantación del servicio está acompañada de acciones informativas y de sensibilización.

El biorresiduo, en concreto, se aprovecha como material fertilizante y como generador de energía (biogás). Con su recuperación por separado se evita la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero y de malos olores; se reduce la cantidad de residuos que llegan al vertedero, aumentando su vida útil, y se mejora la recogida selectiva del resto de los residuos reciclables.

¿Qué va al cubo marrón?

Los restos de materia orgánica, para domicilios y establecimientos de hostelería, están formados por desperdicios de fruta, verdura, cocinados de carne, pescado y marisco, frutos secos, infusiones, posos de café, cáscaras de huevo y otros restos de comida, tapones de corcho, cerillas, serrín, servilletas usadas, papel de cocina sucio y papel y cartón sucios de aceite o alimentos, así como plantas, hojarasca o ramos de flores.

Los restos orgánicos deberán separarse de la fracción resto no reciclable y depositarse en los contenedores grises con tapa marrón que el Ayuntamiento instalará en la vía pública, y en los cubos del mismo color que distribuirá a las comunidades de vecinos que presentan de esta forma sus residuos para ser recogidos. En ambos casos, la recogida se realizará todos los días de la semana de lunes a domingo, incluso festivos, y se efectúará mediante camiones recolectores y compactadores con categoría ambiental ECO, sin mezclar ninguna otra fracción de residuo.

Otro tipo de residuos no reciclables como los pañales, toallitas húmedas, colillas, pelo, excrementos de animales, arena de gato, chicles o polvo de barrer se tirará a los contenedores y cubos de resto, los grises de tapa naranja.

Información y sensibilización

La campaña de información y sensibilización ‘Acierta con la orgánica’ pretende aclarar dudas ya que es especialmente importante que la separación se dé desde el origen, en hogares y comercios. Es indispensable la colaboración de la ciudadanía y las acciones comenzarán a finales de la primera quincena de noviembre. Durante ocho meses se enviarán folletos, se colocarán carteles informativos en los edificios y se realizarán acciones con porteros y conserjes. Habrá también sesiones de sensibilización e información en las aulas y comedores, para lo que se contará con 16 educadores ambientales.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *