Casi un 50% de los encuestados almacena sus viejos dispositivos en casa y solo un 17% opta por cambiarlo por un móvil reacondicionado o de segunda mano.

Solo el 10% de los españoles reciclan sus teléfonos móviles

Cada año se generan cerca de 50 millones de toneladas de residuos eléctricos y electrónicos en todo el mundo, según datos de la ONU. Muchos de estos aparatos son teléfonos móviles, cuyo reciclaje y reutilización permiten recuperar valiosos materiales y reducir la extracción y dependencia de nuevas materias primas.

El I Barómetro de la Vida Digital en Europa realizado por Celside Insurance, aseguradora de dispositivos móviles, y Harris Interactive, expertos en análisis datos, pone de manifiesto que solo un 10% de los españoles deposita su teléfono móvil en puntos de reciclaje específicos, un porcentaje algo mayor al de los franceses (9%) o portugueses (3%).

Entonces, ¿qué hacen los españoles cuando deciden cambiar de teléfono? Un 47%, almacena el antiguo en su casa, mientras que un 31% se lo da a otra persona, un 10% lo vende en Internet y un 1% lo tira junto al resto de desechos.

Por edades, son los españoles más jóvenes, en un 34%, los que más ceden o venden sus teléfonos a otras personas para su reutilización, frente al 26% de los mayores de 45 años.

Es importante incidir en la importancia de los beneficios que aporta alargar la vida útil de los teléfonos móviles, tanto para el usuario como para el medio ambiente “Existe una predisposición por parte los usuarios por el reciclaje del móvil o la compra de un dispositivo reacondicionado, aunque solo un pequeño porcentaje lo haya hecho. En este sentido, es importante aumentar el conocimiento de los beneficios que supone, especialmente para el medio ambiente y asegurar a los usuarios garantías de funcionamiento, para intentar aumentar el consumo de este tipo de dispositivos” explica Sadri Fegaier, CEO de Celside Insurance.

La mayoría cambia de teléfono sin necesidad

El 57% de los españoles afirma que ha cambiado su modelo de dispositivo cuando el anterior aún seguía funcionando. Son los hombres, en un 62% de los casos, los que más optan por esta nueva adquisición.

Comprar un dispositivo más reciente es el motivo principal del cambio, ¿pero estarían los españoles dispuestos a adquirir móviles de segunda mano o reacondicionados? Aunque la mayoría, un 55%, afirma que lo consideraría por motivos de precio y contribución a la economía circular, solo un 17% lo ha hecho.

Las cifras son similares en los países de nuestro entorno: el 67% de los franceses y el 58% de los portugueses consideraría la compra de segunda mano como posible opción. Mientras que el 20% y el 14% de la población de Francia y Portugal, respectivamente, ha adquirido un teléfono móvil reacondicionado alguna vez.

Reparar el móvil antes que comprar uno de segunda mano

Según datos del I Barómetro de la Vida Digital, un 60% de los españoles estaría dispuesto a arreglar o reacondicionar su dispositivo móvil para alargar su vida útil antes de comprar una nuevo. Entre los jóvenes entre 18 y 24 años esta opción aumenta hasta un 74%.

Entre el 45% de los españoles que no contempla la compra de dispositivos de segunda mano, prima el hecho de no estrenar un teléfono (46%,) o la inquietud por que su funcionamiento no sea el adecuado (41%).

“La economía circular tiende a crecer a medida que pasa el tiempo, y entre las causas está la preocupación de la población por el medio ambiente y el impacto que nuestras acciones tienen en él. Es una de las principales razones para adquirir dispositivos móviles reacondicionados” explica Jean-Daniel Levy director de Política y Opinión de Harris Interactive.

En definitiva, el I Barómetro de la Vida Digital en Europa muestra que, si bien se contemplan las opciones de reparación de teléfonos y de compra de dispositivos de segunda mano, aún prima un consumo poco sostenible. Los usuarios siguen optando por la adquisición de nuevos dispositivos, aunque los anteriores funcionen y por almacenar en casa los antiguos, sin contemplar la opción de alargar su vida y potenciar la economía circular.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *