Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

AGESMA asegura que la llegada de residuos de construcción y demolición a sus plantas ha disminuido un 90% y que la naturaleza de su actividad impide garantizar las medidas de seguridad e higiene para evitar contagios.

Los gestores de RCD de Madrid solicitan el cese de la construcción por el coronavirus

La Asociación de Gestores de Residuos de Construcción y Demolición de Madrid, AGESMA, ha solicitado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que interceda ante el Gobierno central para que adopte medidas más contundentes en el sector de la construcción para hacer frente a la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19.

En el escrito que le ha hecho llegar a la presidenta madrileña, AGESMA explica que resulta difícil poder asegurar que el desarrollo de la actividad no tenga consecuencias en la salud de los trabajadores de la empresa. Además, la propia naturaleza de las labores desarrolladas en las 14 instalaciones (privadas y concesiones de la comunidad), que gestionan la mayor parte de los residuos de construcción y demolición (RCD), no permite garantizar que se mantengan las medidas de seguridad e higiene recomendadas, puesto que, además del traslado de los trabajadores, es inevitable hacer uso de las zonas comunes (vestuarios, comedores, máquinas excavadoras, etc). Una situación que se agrava ante la falta de material de seguridad y EPI para el personal laboral, así como la imposibilidad de reposición de los mismos por falta de stock en el mercado.

Desde la declaración del estado de alarma del pasado 14 de marzo por la crisis del coronavirus, las empresas de la asociación de gestores de RCD de Madrid han mantenido su actividad en sus instalaciones, principalmente por responsabilidad social, si bien desde AGESMA admiten la dificultad para mantener las recomendaciones y medidas de seguridad e higiene.

Con todo, en esta última semana, la entrada de residuos de construcción y demolición en los centros de la asociación se ha visto drásticamente reducida. En estos días, la llegada de RCD ha disminuido en torno a un 90% sobre la cantidad que venía siendo habitual.

Teniendo en cuenta esta situación, desde AGESMA consideran que no es oportuno seguir manteniendo esta actividad, una situación que ya de por sí resulta complicada por lo anteriormente citado en lo que se refiere a las medidas de seguridad e higiene.

Por ello, AGESMA solicita al gobierno de la Comunidad de Madrid poner todos los medios y recursos posibles e instar así al Gobierno central a determinar el cese total de las obras existentes en la comunidad madrileña, tanto públicas como privadas, potencialmente generadoras de residuos de construcción y demolición, con el objeto de garantizar la seguridad de todo el personal laboral y minimizar además su movilidad como medida de prevención frente al coronavirus.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *