El centro tecnológico vasco está inmerso en varios proyectos para desarrollar nuevos composites que puedan ser reprocesados, reparados y reciclados, evitando o minimizando los problemas medioambientales en las fases de fabricación, uso y al final de su ciclo de vida.

Los composites se utilizan habitualmente en el la fabricación de aerogeneradores

En Europa se generan unas 300.000 toneladas de residuos de composites al año provenientes principalmente de los sectores automoción y transporte, eléctrico-electrónico, energía eólica, etc. Para evitar o minimizar los problemas medioambientales que generan los composites tradicionales tanto en sus fases de fabricación y uso como al final de su ciclo de vida, el centro tecnológico Gaiker trabaja en el desarrollo de nuevos composites que permitan su reprocesado, reparación y reciclado, sin que esto suponga un aumento del coste económico.

En esta línea de investigación, enfocada a la valorización de residuos de composites, Gaiker trabaja en diversos proyectos, entre ellos, el proyecto europeo Cradle-to-Cradle Composites (C2CC), cuyo objetivo es desarrollar componentes basados en composites poliméricos reciclables para automoción y en los proyectos HORUS y REFIBRIO, que surgieron con la finalidad de desarrollar una tecnología innovadora que permitiera reciclar en continuo los residuos de composites de fibra de carbono y vidrio.

Proyecto C2CC

Las regulaciones existentes sobre las emisiones de CO2 obligan a los fabricantes de automóviles a reducir significativamente el peso de estos, lo que sólo parece posible a través de la sustitución de los metales por materiales compuestos poliméricos reforzados. Sin embargo, estos composites para cumplir con las regulaciones de vehículos al final de su vida útil deben ser reciclables y con costes asumibles para poder ser producidos en masa.

Con este fin surgió el proyecto europeo C2CC (2019-2021), financiado por EIT/RAW MATERIALS, cuyo objetivo principal es desarrollar componentes basados en composites poliméricos reciclables para automoción utilizando tanto una nueva generación de sistemas endurecedores diseñados para el reciclado como resinas epoxi provenientes de fuentes renovables.

Con esta investigación lo que se busca es demostrar que los composites reforzados con fibra de basalto pueden reciclarse, que los costos de producción pueden alinearse con los actuales del acero, que se puede reciclar evitando la pirolisis y las emisiones, y que las fibras se pueden volver a utilizar.

Proyectos HORUS y REFIBRIO

Uno de los problemas que se les plantean a las empresas generadoras de mezclas complejas de residuos es que en la actualidad la gestión de estos residuos consiste principalmente en su depósito en vertederos.

La vía del vertido debe ser la última alternativa de gestión. Por ello, para evitar el vertido, priorizar la recuperación de compuestos de alto valor añadido y reducir el consumo de recursos agotables, la empresa Industrial Furnaces Insertec, en colaboración con Gaiker, puso en marcha los proyectos HORUS y REFIBRIO en los que se ha desarrollado una tecnología innovadora que permite reciclar en continuo los residuos de composites de fibra de carbono y vidrio.

A lo largo de ambos proyectos se ha llevado a cabo el diseño, desarrollo y validación de hornos industriales que permitan el reciclado sostenible y rentable de fibra de carbono, vidrio e incluso de metales que puedan contener los residuos, permitiendo una operación en continuo y su escalado industrial. Asimismo, la calidad de los materiales recuperados ha sido validada mediante la fabricación de prototipos de nuevos composites que incluyen las fibras recuperadas como material de refuerzo.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *