En el marco del proyecto ANTICIPA, se pretende desarrollar un diagnóstico continuo de la situación de la generación y gestión de residuos municipales y determinar la eficacia de las iniciativas adoptadas, así como proponer actuaciones en caso necesario.

La Fundación para la Economía Circular evaluará las medidas de gestión de residuos de las administraciones
Contenedores de residuos municipales. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

El pasado año, la Fundación para la Economía Circular (FEC) realizó un análisis del estado actual de la gestión de los residuos municipales y de escenarios futuros de generación y gestión para el horizonte 2025, 2030 y 2035, para garantizar el cumplimiento de los objetivos establecidos en el nuevo marco normativo europeo.

Como continuación al mencionado estudio, la FEC pone ahora en marcha el proyecto “ANTICIPA” con el objetivo crear un sistema de seguimiento de medidas implantadas y alertas de la gestión de los residuos municipales en cuanto al cumplimiento de objetivos 2025-2035. Este proyecto está enfocado a la participación de las administraciones y órganos de gestión en materia de residuos, CC.AA., diputaciones, ayuntamientos, mancomunidades, etc., de tal forma que permita, por un lado, tener una comparativa en el cumplimiento de los objetivos marcados por la UE con respecto a la media de las administraciones participantes, y por otro, la posibilidad de tener una alerta temprana que permita modificar hábitos y modelos que alejen de los objetivos de cumplimiento, proponiendo medidas a implantar. También permitirá comparar con otras administraciones los resultados.

En el Proyecto ANTICIP se establecen los siguientes objetivos:

  • Disponer de un diagnóstico en continuo de la situación de la generación y gestión de los residuos municipales, poniendo el foco en el seguimiento de las medidas e iniciativas puestas en marcha. El seguimiento de políticas y medidas abordaría todos los ámbitos de las administraciones. En una primera fase, Comunidades Autónomas, diputaciones y ayuntamientos de más de 100.000 habitantes.
  • Relacionar la implantación de medidas e iniciativas con los resultados de la gestión de residuos, determinando, en el caso de que sea posible, el grado de efectividad de las mismas.
  • Comparar el grado de implantación de medidas y resultados de gestión en las diferentes CC.AA. y unidades de gestión participantes en el proyecto.
  • Utilizar el diagnóstico como sistema de alerta temprana que permita poder observar posibles desviaciones sobre el cumplimiento de los objetivos, y la posible identificación de las barreras que están afectando a su desarrollo, para el establecimiento de planes de acción para suplir las carencias identificadas.
  • Disponer de un inventario de buenas prácticas implantadas, en continuo, que sirva de ejemplo a otras entidades y administraciones.
  • Por su particular importancia para el contraste y comparabilidad de resultados, el proyecto incluirá más adelante el seguimiento de la situación en otros estados miembros en relación con la implantación del nuevo sistema de medición previsto en las directivas y decisiones.

El proyecto dispone de una metodología estadística que permite la comparabilidad, e incluso la transferencia del análisis que se haga de los datos manejados.

Como primera fase del proyecto, y para facilitar esta comparabilidad, es necesario disponer de fuentes de datos primarias suficientes sobre el problema. Por ello se partirá de datos consolidados de las propias administraciones y unidades de gestión estableciéndose los indicadores homogéneos que reflejarán el nivel de consecución e implantación de las medidas y políticas, en los diferentes ámbitos. Se utilizará para ello como referencia las medidas propuestas en el estudio «Diagnóstico y escenarios de cumplimiento de los objetivos de residuos municipales 2025-2030-2035», partiendo en una primera fase de los indicadores con más incidencia en los resultados, para ir incorporando el resto a medida que avanza el proyecto, así como otras de trabajos similares que se hayan elaborado, incluyendo el informe de alerta temprana elaborado por la Comisión Europea.

Se establecerán controles de eficiencia de las medidas y políticas, confirmando o no su idoneidad para conseguir avances en la producción y gestión de residuos, a partir de evidencias de resultados en algunas entidades y territorios.

Tras la definición de los indicadores se procederá a obtener el valor de los mismos a través de informes, memorias, contacto directo con las AAPP, etc. Los indicadores así creados, que estarán relacionados con los objetivos de la propuesta, deben ser fácilmente interpretables y susceptibles de ser comprendidos por la gran mayoría de la población, como se viene recomendando por la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Cuantificados todos los valores, se realizaría la valoración agregada de la situación y de la evolución hacia el cumplimento de objeticos. Finalmente, con una visión agregada se procedería a la elaboración de recomendaciones de actuación.

Dado el extenso alcance de los trabajos previstos en el proyecto y la necesidad de revisar gran cantidad de información, se plantea la incorporación al mismo de entidades e instituciones colaboradoras en ámbitos específicos en los que ya estén trabajando, permitiendo una mayor especialización.

Para la dirección del proyecto la FEC ha designado a Santiago Fernández Fernández, miembro del Patronato de la fundación, mientras que el equipo técnico lo dirigirán el catedrático Valentín Molina Moreno, del departamento de Organización de Empresas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Granada, y Pedro Antonio García López, director del Departamento de Estadística e Investigación Operativa de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *