Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Un reciclaje más eficaz y eficiente de los residuos electrónicos en Europa podría generar ingresos por valor de hasta 3.700 millones de euros, según concluye un estudio realizado por la Universidad de Sheffield.

Un reciclaje más eficaz de los residuos electrónicos reportaría a Europa miles de millones de euros
Los residuos electrónicos contienen entre sus componentes materiales valiosos. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

A nivel global, cada año se desechan entre 30 y 50 millones de toneladas de residuos electrónicos, según señala un estudio elaborado por la Universidad británica de Sheffield, titulado “El reciclaje de RAEE: una evaluación económica de las corrientes de residuos electrónicos presentes y futuras”, publicado en la revista Renewable and Sustainable Energy Reviews.

El estudio estima los ingresos potenciales procedentes de la recuperación de materiales valiosos de los residuos electrónicos –como el oro y el platino– procedentes de 14 tipos de aparatos, incluyendo ordenadores portátiles, pantallas, teléfonos inteligentes, discos duros y tabletas.

Según el estudio, los residuos electrónicos tienen un valor de ingresos potenciales para Europa estimado en unos 2.150 millones de euros, cifra que podría aumentar a 3.670l millones de euros en 2020. Y el mercado del reciclaje se considera uno de los sectores clave para cerrar el ciclo de los materiales.

Sin embargo, hay una gran proporción de metales preciosos y especiales presentes en RAEE que todavía se pierden en el proceso de reciclaje, según subraya el informe. La producción de equipos eléctricos y electrónicos modernos requiere el uso de estos escasos y costosos recursos y, por lo tanto, la recuperación de estos materiales representa una oportunidad económica muy importante.

El Profesor Lenny Koh, de la Escuela de Gestión de la Universidad de Sheffield, ha explicado que esta investigación tiene una gran relevancia para abordar los problemas mundiales de materias disponibles y su seguridad. Reducir la dependencia de materiales no renovables para la fabricación de productos –especialmente los preciosos, críticos y tierras raras– es clave para el fomento de la sostenibilidad.

Fuente:
Fundación para la Economía Circular

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *