Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Eurocities defiende el papel de la valorización energética en una economía circular, aprovechando aquellas fracciones de residuos que no pueden ser recicladas o reutilizadas.

Eurocities respalda el papel de la valorización energética de residuos en la Economía Circular

En un reciente comunicado emitido por Eurocities, esta entidad -que aglutina a 135 de las mayores urbes de Europa- respalda la aplicación del principio jerárquico de gestión de residuos como garantía para avanzar hacia un modelo de economía circular. En este sentido, la organización se muestra convencida de que los países más avanzados y comprometidos con la protección del medio ambiente y el bienestar de la población promoverán el reciclaje en mayor medida, pero sin olvidar que la valorización energética de la fracción no reciclable constituye un elemento esencial en todo sistema de gestión de residuos.

En relación a la comunicación de la Comisión Europea sobre el papel que la conversión de residuos en energía tiene en el ámbito de la economía circular, Eurocities proclama la necesidad de llevar a cabo un tratamiento seguro y eficiente de los desechos que respete el medio ambiente pero que, al mismo tiempo, genere recursos. En este contexto, apunta a la valorización energética como un método fiable y eficiente para aquella parte de la basura que no puede reintroducirse en la economía circular a través de la reutilización y el reciclaje.

La entidad aboga por la prevención, la reducción, la reutilización y la adecuada recogida selectiva de los distintos materiales recuperables (vidrio, metales, papel y cartón, etc.), toda vez que, con ello, se contribuye al ahorro de energía y materias primas. Sin embargo, y después de haber primado esta gestión, insta a respetar la normativa vigente y otorgar a la valorización energética el papel que le corresponde, evitando con ello que los residuos no reciclables, pero con potencial calorífico, acaben desperdiciados en vertedero, con las consiguientes emisiones de CO2 a la atmósfera.

Eurocities insiste en que no hay mecanismos de reciclaje para determinados residuos complejos y que, por tanto, las autoridades municipales quedan obligadas, conforme a la normativa vigente, a dar un correcto tratamiento a estas fracciones, debiendo contar para ello con la infraestructura necesaria.

Asimismo, demanda a la Unión Europea una definición más clara sobre normas de calidad para el material reciclado y un trabajo adicional sobre el diseño ecológico, a fin de asegurar que se cumpla con los estándares de reciclaje.

La entidad apoya el desarrollo de tecnologías para poner en valor los materiales presentes en las cenizas generadas por las incineradoras

LIMITAR EL VERTIDO, UNA PRIORIDAD

Eurocities también se refiere explícitamente al artículo 28 de la Directiva Marco de Residuos, destacando la necesidad de que los Estados miembros dispongan de planes específicos de gestión de residuos. Señala que, en algunos casos, ya se ha establecido la prohibición de depositar en vertedero las fracciones que todavía tienen poder calorífico, de ahí que la entidad apoye la limitación gradual de vertido de residuos municipales al 10% para el año 2030, según la propuesta establecida por la Comisión Europea (cabe recordar que España cuenta todavía con unas tasas de vertido situadas en el 55%), destinando a vertedero los desechos inertes y otros que no puedan ser valorizados material o energéticamente (lo que se conoce como vertido técnico cero).

Asimismo, la organización se refiere a las cenizas resultantes del proceso de valorización energética, cuantificadas en el 20%, y que contienen elementos de gran interés tales como metales, zinc, fósforo y otros materiales con posibilidades de ser utilizados en la construcción, de ahí que apoye el desarrollo de métodos y tecnologías para poner en valor estos materiales.

Por último, la entidad solicita que las plantas de valorización energética con sistemas de calefacción y producción de electricidad, con una función destacada en los sistemas de gestión de residuos sostenibles, se integren de forma armoniosa en el ámbito local y regional, y que, por tanto, se ubiquen preferentemente en emplazamientos con conexión a redes de calefacción ya existentes o a instalaciones industriales con demanda de calor.

Es por ello que anima a la Comisión Europea a desarrollar directrices en el ámbito europeo, y en colaboración con las autoridades locales, sobre cómo integrar estas plantas en las redes locales de calor y electricidad para aprovechar todo su potencial en beneficio de la comunidad.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *