Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La alemana RWE es con diferencia la principal emisora de CO2 en el sistema de comercio de emisiones de la UE, lo que le supone unos costes de 700 millones en la compra de derechos de emisión.

Las eléctricas copan la producción de emisiones de CO2 en la UE

Las empresas RWE (Alemania), EPH (República Checa) y Enel (Italia) encabezan el ranking europeo de emisiones de CO2, según un informe que acaba de publicar la firma Carbon Market Data, especializada en la investigación e información sobre el mercado de carbono.

Esta empresa elabora todos los años un listado de las compañías incluidas en el sistema de comercio de emisiones de la Unión Europea (EU ETS, por sus siglas en inglés) en función de las informes de emisiones verificadas durante el ejercicio correspondiente.

Así, según dicho informe, la alemana RWE emitió en 2016 un total de 142 millones de toneladas de CO2. Le siguen a bastante distancia la checa EPH, con 82 Mt CO2, y la italiana Enel, con 62 Mt CO2.

Estas cifras son calculadas a nivel de grupos, teniendo en cuenta las participaciones tanto minoritarias como mayoritarias en otras compañías incluidas en el sistema de comercio de emisiones de la UE.

Las tres compañías con mayores excedentes de derechos de emisión fueron ArcelorMittal, Ilva y Tata, todas ellas del sector del acero

El ranking no varía mucho respecto de la edición anterior, en la que RWE y Enel ocupaban las mismas posiciones. Únicamente cambia ese segundo puesto, en el que EPH toma el relevo de la eléctrica estatal sueca Vattenfall, que baja a la decimotercera posición.

EPH es un grupo energético checo formado en 2009, con actividades en diversos países europeos en el campo de la producción de electricidad y calor, almacenamiento y distribución de gas, así como en la minería de carbón. Desde su creación, EPH ha experimentado un rápido crecimiento con importantes compras de plantas de generación de energía (principalmente térmicas de combustión carbón, así como de gas y energía nuclear) a otras empresas como RWE, Enel, EDF, E.ON y Vattenfall.

En abril de 2016, EPH compró a vattenfall cuatro plantas de combustión de lignito con una capacidad combinada de 8.000 megavatios, y cinco minas de lignito en el Este de Alemania.

Su subsidiaria LEAG, dedicada a la combustión de carbón, generó en 2016 la mayor parte de las emisiones de EPH, con un total de 65,3 millones de toneladas de CO2.

La cuarta posición del ranking es para el grupo energético polaco PGE, con 56 millones de toneladas de CO2 emitidas en 2016.

PGE es la empresa que ha recibido la mayor cantidad de derechos de libre emisión en el esquema de la ETS de la UE, con un total de 19 millones de toneladas en 2016.

Excedentes de derechos de emisión

Por otro lado, en 2016, las tres compañías con los mayores excedentes de derechos de emisión fueron ArcelorMittal, con 7 millones de excedentes; Ilva, con 6,7 millones, y Tata, con 4 millones de excedentes. Todas ellas pertenecen al sector del acero.

Al precio actual de 5 euros por tonelada de CO2, sus emisiones en 2016 le cuestan a RWE unos 700 millones de euros

Cabe aquí destacar que el productor de acero italiano Ilva es el dueño de la planta de Taranto, la acería más grande de Europa, equipado con cinco hornos. En 2012, la planta de Taranto fue el centro de un escándalo medioambiental por los supuestos altos niveles de las emisiones tóxicas de la planta y los informes de una elevada incidencia de cáncer entre la población local. En 2015, Ilva (anteriormente controlado por grupo Riva) fue rescatado y nacionalizada por el Gobierno italiano.

La semana pasada, el Gobierno italiano decidió vender Ilva a AM InvestCo Italy (propiedad de Arcelor Mittal en un 85%), por un precio de 1.800 millones de euros.

Compañías con escasez de créditos de carbono

Como cabía esperar, las tres compañías que en 2016 tuvieron más escasez de derechos de emisión en la UE pertenecen a la industria eléctrica. Estas empresas son RWE, que con 141,8 millones de emisiones verificadas solo tenía derechos por valor de 2,1 millones,lo que se traduce en unas necesidades de 139,7 millones de toneladas que debe adquirir en el mercado de emisiones. Le siguen EPH, con 79,1 Mt, y Enel, con 61,7 Mt (el total de las que emitió, al no disponer de derechos de emisión).

Al precio actual de 5 euros por tonelada, sus emisiones le cuestan a RWE unos 700 millones de euros.

En la fase III (2013 – 2020) del sistema de comercio de emisiones de la UE, la mayoría de las eléctricas –excepto en algunos países de Europa del Este- disponen de muy pocos derechos de libre emisión. Por tanto, deben comprar la mayor parte de sus derechos de emisiones a través de subastas de carbono o mediante cualquier otro canal de comercio de carbono (intercambios, brokers, comercios bilaterales).

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *