Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Según un estudio, durante el periodo estival los hábitos sostenibles se relajan y reciclamos un 12% menos que el resto del año.

En verano se reducen los hábitos de reciclaje
Durante el verano nos preocupamos menos por separar los distintos tipos de residuos que generamos. Foto: Residuos Profesional

Durante las vacaciones de verano los hábitos sostenibles se relajan y reciclamos menos. De acuerdo a este comportamiento, el porcentaje de ciudadanos que afirma llevar hábitos de reciclaje durante el resto del año –un 95%– se reduce hasta el 83% en verano, lo que supone un descenso del 12%, según un estudio realizado por la Fundación Eroski, la Plataforma Envase y Sociedad e Hispacoop (Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios).

Los envases domésticos son un 15-16% de los residuos municipales, por lo que la conciencia medioambiental durante todo el año es clave para una correcta gestión del ciclo de recogida, reutilización y reciclado.

Los más concienciados con el reciclaje durante el verano son los residentes en la zona norte –Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja–, donde solo se reduce un 2% frente al resto del año. Por el contrario, los residentes en la zona centro de España son quienes en mayor medida reconocen aparcar este hábito, y hasta un 27% afirma que durante sus vacaciones no recicla.

Hispacoop, junto con la Fundación Eroski y la Plataforma Envase y Sociedad, ha realizado este estudio con objeto de conocer los hábitos de consumo y de reciclado de los envases durante las vacaciones de verano, ante los cambios de residencia y rutina en esta época del año. Al mismo tiempo, pretende sensibilizar a la sociedad sobre la importancia del envase y su gestión sostenible también en vacaciones.

En verano, el tipo de envase se tiene menos en cuenta en la decisión de compra, y factores como la reciclabilidad, muy valorados durante el resto del año, pierden fuerza

De acuerdo con los últimos datos del Plan Piloto de Caracterización de residuos de origen doméstico del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, los envases usados son una fracción importante del total de los residuos que generamos en casa. Concretamente, la composición de la bolsa tipo de los residuos domiciliarios tiene un 14% de envases ligeros y un 6,9% de vidrio.

Más ocio, menos conciencia ecológica

Durante la época estival, tal y como se desprende de la encuesta, el tipo de envase se tiene menos en cuenta en la decisión de compra, y factores como la reciclabilidad, muy valorados durante el resto del año, pierden fuerza.

Los principales motivos que llevan a disminuir el hábito del reciclado durante el verano son el no disponer de cubos domésticos de separación en el lugar de veraneo (así lo aseguran el 41% de quienes dicen no reciclar) o la mayor dificultad para acceder a contenedores (30%).

Un 24% de quienes no reciclan reconocen que se les olvida por la falta de costumbre o por pereza, ya que los contenedores están lejos.

En verano la relajación de la conciencia medioambiental es generalizada, siendo más pronunciada entre los menores de 49 años; el 17% de encuestados de este perfil reconoce que no separa ni recicla, cifra que asciende al 25% en la población de entre 18 y 39 años.

La cuarta parte de quienes no reciclan reconocen que se les olvida por la falta de costumbre o por pereza, ya que los contenedores están lejos

Pese a esta tendencia al “debilitamiento” de la conciencia medioambiental, 7 de cada 10 aseguran que es fácil reciclar en verano y un 82% indica que están lo suficientemente informados sobre la necesidad e importancia de hacerlo también durante las vacaciones.

Entre quienes manifiestan menor conciencia ambiental y conducta de reciclado de los envases a lo largo del año predominan los menores de 39 años –un 8,3%– y los residentes en las zonas de Principado de Asturias y Galicia, donde el 11% reconoce que no recicla.

Hábitos de compra sostenibles

Uno de cada dos encuestados reconoce que las características del envase o packaging (tamaño, formato, fragilidad, posibilidad de reciclado, etc.) le influyen en la decisión de compra. En este sentido, el estudio pone de manifiesto una conciencia medioambiental respecto del envase durante la compra, aunque se observa que esta se relaja también en las vacaciones de verano.

A lo largo del año, la posibilidad de que el envase sea fácilmente reciclable es la segunda característica más importante a la hora de elegir un producto, valorada por el 65% de los encuestados. La reciclabilidad del envase es especialmente valorada por mujeres y personas mayores de 50 años. Esta misma puntuación se otorga a la comodidad de uso.

Sin embargo, en verano, la influencia en el proceso de compra de que el producto que se va a adquirir sea reciclable cae un 7% y desciende a la quinta posición. Esta bajada se produce muy intensamente entre quienes en sus vacaciones acuden a apartamentos de alquiler (23 puntos menos), Hoteles (10 puntos) y Casas Rurales (12 puntos).

La conservación del producto es la característica del envase que más influye tanto en verano como a lo largo del año en la elección del producto (73% y 77% respectivamente). Otros aspectos como la facilidad de transporte, la comodidad de uso, el tamaño, la ligereza y la fragilidad adquieren especial relevancia en las vacaciones estivales.

No perder los hábitos

Según Juan Quintana, secretario técnico de la Plataforma Envase y Sociedad, “el envase tiene un papel esencial para el consumidor, ya que protege a la vez que asegura la conservación e higiene de los productos que contienen, ayuda a su identificación y facilita su transporte y almacenamiento, entre otras funciones”.

Por su parte, Alejandro Martínez, director general de la Fundación Eroski, ha destacado “la necesidad de una correcta gestión de su ciclo de vida durante todo el año, en particular y desde la perspectiva del consumidor, en las fases de separación, recogida, reciclado y reutilización de los mismos”.

Para Félix Martín, secretario general de Hispacoop, “el descanso estival no tiene que hacernos descuidar el respeto por el medio ambiente y es importante que se mantenga el mismo grado de concienciación con respecto al envase y las mismas conductas de clasificación y depósito en los contenedores que el resto del año”.

No des descanso al reciclaje

Con el fin de sensibilizar a la sociedad y contribuir a mantener la conciencia ecológica también durante las vacaciones en las zonas de veraneo, desde la Plataforma Envase y Sociedad han elaborado una lista de consejos a tener en cuenta:

  • Nada más llegar a tu lugar de vacaciones, comprueba que tienes cubos para separar los envases.
  • Si no tienes cubos y veraneas en tu propia casa, cómpralos, así los podrás utilizar durante muchos años.
  • Si por el contrario estás de alquiler y no quieres comprarlos, basta con poner las bolsas para separar los envases en un lugar accesible y cómodo.
  • No te olvides de localizar los contenedores amarillo, verde y azul más cercanos
  • Reflexiona un segundo antes de separar tus residuos, para que cada material acabe en el contenedor que le corresponde.
  • Además de separar, piensa también en el envase a la hora de hacer la compra.
  • Selecciona el envase que mejor se adapta al uso que le vas a dar, al lugar en el que lo vas a guardar, al tiempo que vas a utilizarlo, etc.
  • Fomenta el reciclaje en tu familia y entorno. Todos somos responsables.
  • Cuando utilices envases fuera de tu casa, no los dejes en las papeleras, acércalos a los contenedores más cercanos. Y, si no, llévalos contigo y deposítalos de vuelta a casa
  • Nunca dejes envases abandonados
  • Recuerda que en verano utilizamos muchos tipos de envases (comida, bebida, cremas, limpieza, etc.). Recíclalos todos.
  • Si ves un envase abandonado, llévalo a un contenedor. El ejemplo es la mejor forma de recordar a los que te rodean que, en verano, también reciclamos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *