Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El carácter innovador del proyecto PLAMGAS reside tanto en la mejora de los procesos de tratamiento, como en la valorización de los propios residuos, procurando la eficiencia y la autonomía energética del sistema.

residuos orgánicos
El proyecto supone un desarrollo sustancial de las tecnologías de tratamiento de biorresiduos en fase sólida. Foto: Residuos Profesional

Las empresas Biomasa del Guadalquivir y BYDT (Bioenergía y Desarrollo Tecnológico), junto con la Universidad de León como entidad investigadora, participan en el proyecto PLAMGAS, cuyo objetivo es diseñar, desarrollar y poner en marcha una planta modular para el tratamiento de residuos procedentes de mercados y asimilables a FORSU (Fracción Orgánica de Residuos Sólidos Urbanos).

El proyecto cuenta además con el apoyo de Mercagranada, ya que se está experimentando con los biorresiduos producidos por esta entidad. La iniciativa está financiada por el Ministerio de Economía y competitividad dentro del programa Innpacto. con la ayuda de fondos FEDER.

El carácter innovador del proyecto PLAMGAS reside tanto en la mejora de los procesos de tratamiento, como en la valorización de los propios residuos, procurando la eficiencia y la autonomía de los procesos desde el punto de vista energético.

La realización del proyecto supone “un desarrollo sustancial de las tecnologías relacionadas con el tratamiento de residuos en fase sólida, así como la evaluación y verificación de la rentabilidad inherente a los avances tecnológicos que del mismo se deriven, en términos socioeconómicos y medioambientales”, detallan sus responsables.

Producción de biogás

En concreto, se pretende optimizar el funcionamiento de una planta modular de codigestión anaerobia de residuos orgánicos, que funciona en fase sólida en discontinuo. El objetivo es disminuir el volumen de los residuos, estabilizarlos y producir un biogás (mezcla de metano y CO2) que pueda se utilizado para producir energía.

Según destacan los responsables del proyecto, en las primeras fases “se han realizado trabajos fundamentalmente en reactores pequeños de laboratorio, para pasar después a reactores semipiloto también en laboratorios de la Universidad de León”. Asimismo, durante 2013 “ya se han realizado los primeros trabajos experimentales en la planta piloto situada en los terrenos dispuestos por la empresa Biomasa del Guadalquivir, en la provincia de Granada”, precisan.

La empresa de base tecnológica BYDT está encargada del desarrollo tecnológico de proceso, mientras que Biomasa del Guadalquivir se encarga de la logística de residuos y tratamiento de los mismos.

Primeros resultados

Durante el mes de septiembre se llevó a cano una reunión de coordinación del proyecto en Granada y se realizó una descarga de producto. Se hicieron pruebas con cargas de residuos de 10 a 20 toneladas, obteniéndose unos productos digeridos (estabilizados) que pueden ser utilizados en agricultura, además de una producción de biogás cercana a las obtenidas en condiciones ideales de laboratorio.

Los socios han mostrado su optimismo con estos resultados y se está procediendo a ajustar parámetros de funcionamiento en las próximas pruebas de la planta piloto.

Fuente:
DiCYT

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *