Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Los últimos resultados de separación de la materia orgánica en el quinto contenedor están en torno al 13%, por lo que se intensificarán las campañas de comunicación y sensibilización en el entorno urbano.

El servicio de recogida y gestión de los residuos es el mayor reto tal que se enfrenta la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, a juicio de Aritz Ayesa, presidente de esta entidad. “Se han dado pasos pero entendemos que no son suficientes”, explicó el pasado lunes en una rueda de prensa para repasar los principales temas de la Mancomunidad

Durante esta legislatura se ha puesto en marcha el grupo de residuos, que ha sido la herramienta para trabajar en común entre la parte política y la técnica; en ese marco se gestó el acuerdo de residuos que aprobó a principios de año, donde se especifican las grandes cuestiones a solucionar: el tratamiento de la materia orgánica y la fracción resto. Es precisamente esta fracción la que requiere una solución más urgente, a juicio de Ayesa: “estamos incumpliendo la directiva desde hace muchos años, por lo tanto hay que acometer alguna medida para poner coto a esa situación”.

En ese sentido, la idea que se está trabajando en el grupo de residuos es la creación de una planta de tratamiento para poder gestionar tanto la materia orgánica como el resto, que sería implantada en suelo industrial de la Comarca, compatible con el entorno y que genere el mínimo impacto.

En el citado grupo de residuos también se ha tratado el cierre del Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos de Góngora en 2022. El convenio finaliza en diciembre de ese año y en las reuniones del pasado junio se planteó estudiar las ubicaciones de zona de vertido a partir de 2018.

Recogida de residuos

Otra gran cuestión es la recogida de residuos. Actualmente existe un pleito con el contrato de la recogida; se está en trámites para la vista pericial y posteriormente se llegaría al trámite de conclusiones, lo que haría posible una sentencia en la próxima primavera.

El concepto de que “el que contamina, paga” para incentivar la separación encaja con la filosofía de trabajo de la Mancomunidad

Mientras tanto se ha trabajado en un acuerdo para realizar dicha gestión con medios propios; dicho acuerdo se alcanzó en junio. Ayesa añadió que “ahora se está pendiente de confeccionar una hoja de ruta midiendo el impacto que tendría en la organización y en la calidad del servicio, algo que se realizará en los próximos meses”.

También se hizo mención a la Ley de Residuos, que introduce el concepto de que “el que contamina, paga” para incentivar la separación. Así, se plantea el canon que gravará las toneladas de vertido. Para Ayesa, este principio encaja con la filosofía de trabajo de la Mancomunidad: “tenemos claro que sale más barato separar, genera más empleo y podremos recuperar más materias primas y recursos”.

En ese sentido, también se están siguiendo de cerca las cifras de separación de materia orgánica: “ha habido una gran apuesta en la concienciación y educación pero los resultados de separación de la materia orgánica en el quinto contenedor están en torno al 13%, por lo que “no estamos contentos y es un dato que queremos impulsar”. En este contexto, el presidente anunció que “durante las próximas semanas hablaremos de una potente campaña de comunicación que vamos a llevar a cabo en el entorno urbano, como ya se ha hecho en el entorno rural”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *