La medida se enmarca en los requerimientos de la Directiva sobre plásticos de un solo uso y su objetivo es facilitar la recogida de los tapones junto con la botella para su posterior reciclaje.

Coca-Cola ensaya en España los nuevos tapones adheridos a las botellas

Coca-Cola va a poner en marcha un ensayo piloto en España para introducir y poner a prueba los tapones adheridos a las botellas de plástico. La prueba se enmarca en la adaptación a las nuevas disposiciones sobre los cierres de los envases de plástico incluidas en la Directiva de la UE sobre plásticos de un solo uso.

Esta medida tiene como objetivo facilitar la recogida y el reciclado de los tapones de las botellas de plástico para contribuir a eliminar los residuos generados por los envases.

Así, la compañía, y en colaboración con sus embotelladoras, adoptará a partir de este año un enfoque gradual para la incorporación de los tapones adheridos a las botellas en toda Europa. Las embotelladoras comenzarán a realizar pruebas piloto y a ensayar las primeras implantaciones este 2021, incorporando esta novedad mercado a mercado, con el objetivo de estar preparados en toda Europa para cumplir el plazo en 2024.

A partir del próximo mes de mayo, y durante once semanas, se pondrán a la venta en España al menos cuatro millones de envases con el nuevo cierre en botellas de platico de 500 ml de las marcas Coca-Cola, Fanta, Sprite y Schuss. Las botellas con el nuevo tapón se fabricarán en Barcelona y se comercializarán en puntos de venta seleccionados en Cataluña, Baleares, Aragón, Canarias, así como en el centro y sur de España.

La transición al nuevo tapón adherido a la botella se comunicará de forma clara a los consumidores con un mensaje en el envase, y se realizarán campañas en Internet y en las propias tiendas. El diseño del nuevo cierre ha sido sometido a exhaustivas pruebas entre los consumidores, y el tapón resultante que se va a probar en España es la opción preferida en términos de diseño, comodidad y experiencia del consumidor.

El ensayo piloto en España servirá para poner a prueba la producción y el rendimiento de los tapones en climas cálidos, antes de que se inicie un despliegue más amplio en todo el país y en el resto de Europa. Esta prueba, junto con otras investigaciones entre los consumidores sobre la comunicación en el envase, aportará información que Coca-Cola aplicará cuando introduzca los nuevos tapones a gran escala en toda Europa.

Juan Ignacio de Elizalde, director general de Coca-Cola Iberia, ha afirmado que «compartimos el compromiso de la UE de mejorar la recogida y el reciclaje de los residuos de envases. Nuestro objetivo es recoger una botella o lata por cada una que vendemos, garantizando que todos nuestros envases se reciclen y que ninguno acabe como residuo en nuestros océanos o en el medio ambiente.»

Respecto al nuevo tapón, Francis Delecluse, director de Desarrollo de Negocio para Europa de Coca-Cola, afirma que «a medida que comencemos a implantarlos en toda Europa, aprovecharemos la oportunidad de utilizar nuestros envases para promover mensajes de reciclaje, impulsando la recogida del 100% tanto de la botella como del tapón».

Esta no es la primera iniciativa de Coca-Cola para reducir los residuos plásticos de sus envases. En noviembre del año pasado, la compañía lanzó en España CanCollar, una solución de embalaje de cartón reciclable para las latas multipack, que sustituye a las anillas de plástico de las latas.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *