Esta joven firma textil con sede en Barcelona ecodiseña los uniformes de trabajo, utiliza materia prima reciclada, regenerada u orgánica en su fabricación y ofrece un servicio de recogida de las prendas al final de su vida útil para su posterior reciclaje.

Circoolar lleva la economía circular al sector de la ropa laboral

El pasado año 2020, la industria textil generó más de 1 millón de toneladas de residuos solo en España. Se trata de la segunda industria más contaminante del mundo y la segunda en mayor consumo de agua. Unos datos preocupantes que afectan también a la vestimenta laboral, teniendo en cuenta que se estima que cada año se necesitan unos 20 millones de prendas de trabajo, de las que el 90% acaba en vertederos tras su vida útil.

Con el objetivo de impulsar un cambio radical en esta industria, Circoolar -empresa pionera en ofrecer ropa laboral ecológica en España- garantiza la reciclabilidad de sus prendas al final de su vida útil mediante un modelo de negocio disruptivo en el mercado de ropa laboral.

Esta empresa, que inició su actividad a finales de 2019, utiliza por un lado materia prima y tejidos 100% reciclados, regenerados u orgánicos; ecodiseña las prendas para asegurar su futura reciclabilidad en la industria textil; confecciona las prendas en talleres de inserción social y empoderamiento femenino, y garantiza el residuo cero gracias a su servicio de recogida de las prendas al final de su vida útil.

“Nuestro propósito es poder vestir de forma ética y sostenible a las empresas comprometidas -que, por suerte, son cada vez más- permitiéndoles vestir y expresar sus propios valores y generando a su vez un impacto positivo, no sólo medioambiental sino también social”, explica Celina Tamagnini, cofundadora de Circoolar.

“Entre los meses de abril y mayo las empresas suelen tomar las decisiones referentes a la uniformidad para la temporada de invierno y nuestro objetivo es que en este momento clave, los decisores de compra valoren la posibilidad de introducir la sostenibilidad en su ropa laboral”, indica Luis Ribó, cofundador de Circoolar. A diferencia de la ropa de uso cotidiano, en este sector no existe un mercado de reutilización, sea por la presencia de logo corporativo, por las sensibilidades del uso de la propia marca o por razones de seguridad.

Beneficios ambientales y sociales

Cada vez son más las empresas dedicadas a reducir el impacto medioambiental derivado de sus operaciones. Desde Circoolar cuantifican los beneficios derivados de usar, por ejemplo, 1.500 prendas combinadas con poliéster reciclado y algodón orgánico o regenerado en una empresa de unos 500 empleados que necesitan uniformidad (ropa básica laboral), y que se traducen en:

  • 1.430 botellas de PET de 50 ml recicladas, evitando su vertido o incineración.
  • Ahorro en la huella de carbono (24%) y en el consumo de agua (91%) gracias a la utilización de algodón orgánico.
  • Residuo posconsumo casi cero, gracias al ecodiseño y la recogida de las prendas al final de su vida útil, garantizando así una segunda vida a estos materiales (nuevas prendas, textil para el hogar, rellenos de cojines, etc.).
  • Impacto social positivo en 20 personas de los talleres de inserción social KM0 y empoderamiento femenino.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *