Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Las plantas TMB gestionan la fracción resto para recuperar materiales valorizables como materia orgánica, metales o plásticos, reduciendo la cantidad de residuos depositados en vertederos.

Planta de tratamiento mecánico-biológico
Interior de una planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) en Barcelona. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) ha creado unas nuevas ayudas para implementar mejoras en las instalaciones públicas de tratamiento mecánico-biológico de residuos municipales existentes, y ha abierto la convocatoria de este año, dotada con cinco millones de euros.

Se podrán beneficiar todos los entes locales catalanes titulares de este tipo de instalaciones que, con sus actuaciones, favorecerán la reducción de los residuos que acaban yendo a los vertederos, de acuerdo con el Plan territorial sectorial de infraestructuras de gestión de residuos municipales de Cataluña-2020 (PINFRECAT20).

Las actuaciones subvencionadas deben centrarse en mejorar el resultado de los procesos de tratamiento, el balance energético e hídrico del proceso, y el control, accesibilidad y seguridad de los tratamientos. Son actuaciones que van encaminadas a la aplicación de las mejores técnicas disponibles (MTD) en el tratamiento de los residuos, de acuerdo con las últimas prescripciones de la UE.

Las plantas de tratamiento mecánico-biológico (TMB) son infraestructuras de gestión de residuos destinadas a seleccionar y preparar los diversos materiales recogidos en la fracción resto, favoreciendo a máxima recuperación de la fracción orgánica, los metales y otros materiales reciclables o valorizables energéticamente.

Desde el año 2011, el TMB de la fracción resto de los residuos municipales -la que no se recoge de forma selectiva- ha pasado del 35,7% al 70%, y los residuos y desechos que se llevan a los depósitos controlados se han reducido en 300.000 toneladas. Las nuevas directivas europeas no permiten la deposición sin un tratamiento previo y contemplan, para el año 2030, que no se vierta ningún residuo susceptible de ser valorizado.