Desde finales del pasado mes de diciembre, los clientes de la entidad bancaria pueden entregar en las oficinas sus tarjetas dañadas o caducadas para su reciclaje.

BBVA recicla 85.000 tarjetas de crédito y débito en tres meses

Gracias a un acuerdo de colaboración con Recyclia, entidad para la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, BBVA ha impulsado el reciclaje de más de 85.000 tarjetas de crédito o débito recogidas desde finales de 2020, lo que equivale a la reducción de 447 kilos de estos residuos.  Esta iniciativa ha permitido la reutilización del 90% de las materias primas que componen las tarjetas para fabricar nuevos productos.

De media, BBVA emite aproximadamente un total de 950.000 tarjetas al trimestre -3,8 millones al año-, ya sea por caducidad, robo, pérdida o nueva emisión. En esta primera recogida, se ha reciclado alrededor del 10% de la media total trimestral.

El reciclaje de las tarjetas y la recuperación de los elementos que las componen ha permitido reutilizar casi de manera íntegra las tarjetas recogidas, dando una segunda vida a sus materias primas para crear otros materiales o incluso para la creación de energía a través de la incineración del 3,8% del material usando maquinaria controlada para la emisión de gases nocivos. Además, la recogida selectiva de estas tarjetas facilita la gestión de los residuos en las plantas de reciclaje.

El reciclaje de tarjetas se suma otras iniciativas en materia de residuos que BBVA ya había puesto en marcha, como la reutilización y reciclado de aparatos eléctricos y electrónicos, así como de pilas y baterías a través del acuerdo con las fundaciones Ecoasimelec y Ecopilas, y de otras iniciativas de reutilización.

Además, BBVA fue la primera entidad bancaria de Europa en lanzar una tarjeta de plástico reciclado en PVC (policloruro de vinilo), que procede de desechos de otros materiales plásticos como residuos de embalaje o automoción. El compromiso de la entidad financiera es seguir mejorando este producto hasta hacerlo 100% reciclado, incluyendo elementos como los ‘chips’.

Asimismo, el banco también permite a sus clientes la entrega de las tarjetas de telepeaje, también conocidos como VIA T, en sus oficinas. Estos dispositivos se analizan por si pudieran ser reutilizados. En caso contrario, son enviados a la planta de reciclaje cumpliendo así con la normativa a través de los Sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor. Solamente esta semana se reciclarán 76.270 unidades de VIA T, con un peso total aproximado de 1.500 kilogramos.

“Acciones como el reciclado de las tarjetas y el impulso de la economía circular reflejan una vez más nuestro claro y firme compromiso con la sociedad y con el respecto a la naturaleza”, ha subrayado Roberto Pagán, responsable de medios de pago de BBVA en España.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *