Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Para la Xunta es esencial reducir el peso de esta fracción y mejorar su recogida selectiva, que será obligatoria a finales de 2020.

La Xunta a pela a reducir la materia orgánica en la bolsa de basura
Contenedores de residuos orgánicos e inorgánicos en Galicia. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda de la Xunta de Galicia apela a la necesidad de reducir el peso de la fracción orgánica en los residuos municipales, que en la actualidad representa un 42% del total. La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Cruz Ferreira Costa, participó esta semana en la constitución de la Mesa de los residuos, impulsada por la Consellería de Medio Ambiente con el objetivo de ser una herramienta de participación y abierta a todos los agentes implicados en la gestión de la fracción orgánica de los residuos municipales.

La directora indicó que la necesidad de acometer acciones específicas para mejorar la gestión de la fracción orgánica de los residuos municipales viene dada por la relevancia que presenta esta fracción en el conjunto de los residuos domésticos, siendo la fracción más abundante en peso. En este sentido, es imprescindible desarrollar acciones para fomentar la recogida separada de los biorresiduos.

En definitiva, hay que poner en marcha medidas que fomenten tanto la recogida diferenciada de la materia orgánica como su correcta gestión, con el fin de darle una nueva vida a estos biorresiduos obteniendo un fertilizante de gran valor, el compost, que posibilita numerosos usos en agricultura, jardinería o restauración de espacios degradados, permitiendo mejorar la fertilidad de los suelos gallegos y contribuyendo a la mitigación del cambio climático.

Obligatorio a finales de 2020

Ferreira Costa indicó que esta segunda oportunidad para esta fracción es un reto que marca la nueva Directiva europea de residuos, que establece que los ayuntamientos de tendrán que implantar la recogida de biorresiduos antes de finales de 2020. Además, también se está tramitando una modificación de la Ley de residuos estatal que acorta este plazo para finales de 2020 en el caso de los ayuntamientos de más de 5.000 habitantes. Por lo tanto, los ayuntamientos son los que tienen que adoptar las medidas necesarias para llegar a estos plazos con el objetivo cumplido ya que la materia orgánica forma parte de los residuos domésticos.

No obstante, recordó que la Xunta ya trabaja en esta línea, tal y como se refleja en el Plan de Gestión de Residuos Urbanos de Galicia 2010-2022, en el que se definió una línea estratégica específicamente dirigida a la gestión de la materia orgánica, con actuaciones que procuren aumentar los niveles de recogida selectiva de este tipo de fracción, proponiendo diferentes alternativas de gestión adaptadas a las características del territorio gallego

Al mismo tiempo, recordó que la Xunta convocó una línea de actuación para la implantación de la recogida selectiva de los biorresiduos, por la que puso a disposición de los ayuntamiento más de 4.500 contenedores específicamente diseñados con este fin, para conseguir los más altos niveles de reciclaje de los desperdicios domésticos.

Por último, la directora general destacó la importancia de la implantación de la recogida de los biorresiduos, por el paso significativo que supone para avanzar hacia la economía circular, donde la prevención y el reciclaje de los residuos se convierten en acciones clave, que deben estar presentes no solo a la hora de la gestión del residuo, sino durante todo el ciclo de vida del producto.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *