Un informe que acaba de publicar Ecologistas en Acción refleja también que solo el 30% de los envases se recuperan a través del contenedor amarillo y que casi el 74% de los residuos terminan en vertederos.

Un informe denuncia la ineficacia del modelo de gestión de residuos en la Comunidad de Madrid
Contenedores soterrados de residuos urbanos en el municipio madrileño de Coslada . Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid ha publicado un informe que analiza la situación de los residuos en la región madrileña. El informe ha tenido como base información oficial de la Consejería de Medio Ambiente, así como del Ayuntamiento de Madrid y de las distintas mancomunidades de gestión de residuos. No obstante, la organización ambientalista destaca «lo poco actualizada que está la información oficial, con datos poco claros y, a menudo, no coincidentes o, incluso, contradictorios».

En 2015 (último año con información pública disponible), la Comunidad de Madrid contaba con 6.436.996 habitantes repartidos en 179 municipios. En ese año se generaron 2.786.378 toneladas de residuos urbanos, lo que supuso una media de 433 kilogramos por habitante y año.

En cuanto al sistema de recogida, el informe incide en que nos encontramos con un modelo poco eficaz. El sistema no propicia la recogida separada de la fracción orgánica, que representa la mayor parte de los residuos domiciliarios y comerciales -entre un 32 y un 42% del total-.

Lo mismo ocurre con la fracción de envases ligeros, ya que tan solo el 30,5% de los envases son recogidos de forma eficaz a través del sistema del contenedor amarillo, según el informe.

La ineficacia del sistema quedaría demostrada además en el dato de que 1.961.977 toneladas son residuos que se recogen mezclados, es decir, el 70,41% se recogen en la fracción resto, lo que dificultará su futuro aprovechamiento.

En cuanto a los puntos limpios, el informe destaca que estos no llegan al total de municipios de la región y se está muy lejos de la ratio de una instalación por cada 30.000 habitantes. En los 26 municipios de más de 30.000 habitantes, solo cuatro cumplirían con la ratio establecida en la Estrategia de Residuos 2017-2024 (Aranjuez, Pinto, Tres Cantos y Arroyomolinos). Es decir, el 85 % de las ciudades más grandes lo incumplen, con Madrid y Alcalá de Henares a la cabeza. Por otro lado, también se critica la falta de homogeneidad en los residuos que reciben (algunos municipios solo recogen muebles, enseres y voluminosos y en otros la relación de residuos admisibles es más amplia).

Los vertederos como principal destino

En lo que respecta al tratamiento, las instalaciones más utilizadas en la Comunidad de Madrid siguen siendo los vertederos, como consecuencia de un sistema en el que los residuos se recogen principalmente mezclados en el contenedor de resto. El informe asegura que incluso todavía existen cientos de miles de toneladas de residuos que son depositadas en vertedero sin recibir un tratamiento previo, lo cual es contrario a lo establecido en la legislación. Esta es una situación generalizada en toda la región.

El informe destaca el dato de que la mayor parte de los residuos domiciliarios se destruyen sin posibilidad de ser recuperados materialmente, ya sea mediante su depósito en vertedero (73,7%) o bien incinerados (9,2%).

Este modelo de gestión y de tratamiento ha generado un grave problema regional en cuanto a la situación de los vertederos, que sufren una situación crítica. El de la Mancomunidad del Este, colapsado, tuvo que cerrar en 2019 antes de ponerse en funcionamiento el macrovertedero de Loeches. Los vertederos de la Mancomunidad del Noroeste y del Sur, han tenido que ser subidos de cota, a la espera de que se construyan nuevos vasos. Para los responsables del estudio esto denota una falta de previsión en la gestión y en la adopción de «un modelo finalista, basado en la destrucción de los residuos».

El informe concluye que «estamos ante un sistema de recogida, separación y tratamiento que no da respuesta a una gestión sostenible de los residuos, es ineficaz, derrocha los recursos que se encuentran en los residuos, emplea métodos finalistas anacrónicos de tratamiento que incumplen los principios y objetivos de la legislación y que llevan a un colapso de sus instalaciones de vertido».

Ante esta situación, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid propone un cambio de modelo, basado en los principios de Residuo Cero y en el cumplimiento de todos los objetivos legislativos, transformando el sistema de recogidas, propiciando el compostaje a todos los niveles y estableciendo una planificación descentralizada y de cercanía de las instalaciones de tratamiento.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *