Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La firma con sede en Elche pondrá en marcha una tecnología capaz de eliminar los lodos que se generan en el proceso de depuración de las aguas residuales y usarlos para producir gas de síntesis.

La empresa Greene Waste to Energy (Greene) iniciará en 2018 la instalación y puesta en marcha de una planta de gasificación para tratar lodos de depuradora en Creta (Grecia). La firma ilicitana participa en este proyecto junto a la Universidad de Creta (TUC), el Centro Tecnológico de Energía y Medio Ambiente (Cetenma) de Murcia, la empresa municipal de abastecimiento de agua y alcantarillado de la ciudad de Rethymno, en Creta, y la compañía británica Enginnov Construction.

El objetivo principal del proyecto, que cuenta con un presupuesto de dos millones de euros, es la integración de tecnologías avanzadas de separación y secado de lodos con una planta de gasificación para la producción de gas de síntesis o syngas (combustible gaseoso) a partir de lodos procedentes de la planta de depuración de aguas ubicada en la ciudad de Rethymno, que se encuentra en la costa norte de Creta.

El gas obtenido se transformará en electricidad y calor mediante un proceso de cogeneración y permitirá importantes ahorros energéticos en la depuradora, ya que con él se producirá energía eléctrica suficiente para autoabastecer la operación y el mantenimiento de esta planta de tratamiento de aguas residuales y a la vez se dará salida a un residuo (lodos) que en la actualidad no tiene un destino inmediato, más allá de la deposición en vertederos. Este proceso de gasificación de lodos es neutro en cuanto a huella de carbono.

El gas obtenido se transformará en electricidad y calor mediante un proceso de cogeneración y permitirá importantes ahorros energéticos

Tal como ha explicado el responsable del proyecto en Greene, Enrique Aráez Briegas, “nuestra tecnología es capaz de eliminar los lodos que se generan en el proceso de depuración de las aguas residuales y usarlos para producir energía a través de un proceso de gasificación, es decir, convertimos un problema en una oportunidad: eliminamos hasta el 80% de un residuo como son los lodos, produciendo energía, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y haciendo que se reduzcan los costes del tratamiento de las aguas residuales, ya que las plantas se autoabastecen”.

Replicar la solución

Los integrantes del consorcio de empresas y entidades colaboradoras se reunieron el pasado 19 de septiembre en Creta para abordar las distintas fases del proyecto, que está previsto que finalice en 2020. En dicha reunión se trataron los aspectos técnicos más significativos y se estableció el plan de trabajo a seguir para llevar a cabo la construcción, instalación y puesta en marcha de la tecnología de gasificación de Greene en el tercer trimestre de 2018. La jornada concluyó con una visita a la planta de depuración de aguas de Rethymno por parte de todos los integrantes del consorcio.

A partir de los trabajos de esta iniciativa, se replicará esta solución tecnológicamente avanzada en otros lugares en los que la eliminación de los lodos de depuradora ocasiona costes y problemas asociados a la toxicidad de los mismos y su disposición en vertederos que, a partir de 2020, la reglamentación europea restringirá.

La tecnología de gasificación de Greene es una alternativa económica y medioambientalmente viable y avanzada, como así lo atestigua el empleo de tecnologías termoquímicas en países del norte de Europa, considerados por muchos como ejemplares en cuanto a respeto por el medio ambiente y gestión de residuos.

Este proyecto ha sido elegido por la Unión Europea para ser financiado parcialmente en el marco del Programa LIFE, una iniciativa dirigida al ámbito medioambiental que pretende contribuir al desarrollo sostenible y al logro de los objetivos y metas de la Estrategia Europa 2020.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *