Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Según la Asociación de Gestores de RCD de Galicia, años de acciones ilegales han provocado vertidos de dimensiones considerables a escasos metros del centro de la ciudad.

RCD
Residuos de construcción y demolición. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Asociación Profesional de Recicladores de Construcción y Demolición de Galicia (ARCODEGA) ha denucniado la presencia de vertidos ilegales de escombros en el término municipal de Ourense. La Asociación alerta de la acumulación incontrolada de importantes cantidades de residuos de construcción y demolición (RCD) que carecen de las más elementales medidas de seguridad, control y gestión depositados ilegalmente.

Tras recibir comunicaciones y denuncias sobre estas irregularidades, los servicios técnicos del colectivo se desplazaron hasta el lugar en días pasados donde se encontraron “una situación inaceptable desde el punto de vista medioambiental”. Años de acciones ilegales han provocado vertidos de dimensiones considerables en la Avenida de Zamora en el municipio de Ourense, a escasos metros del centro de la ciudad.

El colectivo constata, además, que estos vertidos de RCD nunca han sido denunciados por la corporación municipal ni ante la Xunta de Galicia ni ante el Seprona o la unidad ambiental de la Policía Autonómica, llegando a ser presuntamente consentidas por los organismos municipales que estaban al corriente de los vertidos. Estos espacios sirven como punto de acopio sin ningún tipo de garantía ambiental para luego llevar a cabo actuaciones con este material. Prácticas que no contarían tampoco con las correspondientes garantías de una adecuada gestión de RCD, que en ningún caso se ha llevado a cabo.

Incumplimientos

Para ARCODEGA los incumplimientos en el procedimiento con los RCD son flagrantes puesto que la eliminación incontrolada de residuos está tipificada como una infracción administrativa cualificada de muy grave .

Pero, además, según se indica en el Real Decreto 105/2008 por el que se regula la producción y gestión de residuos de construcción y demolición, en su artículo 5.2 recoge que “el poseedor de residuos de construcción y demolición, cuando no proceda a gestionarlos por sí mismo, y sin perjuicio de los requerimientos del proyecto aprobado, estará obligado a entregarlos a un gestor de residuos o a participar en un acuerdo voluntario o convenio de colaboración para su gestión. Los residuos de construcción y demolición se destinarán preferentemente, y por este orden, a operaciones de reutilización, reciclado u otras formas de valorización”.

Estos espacios sirven como punto de acopio de escombros del que se extrae material para diversos rellenos en diferentes actuaciones sin llevar a cabo ningún tipo de tratamiento previo y en el que la presencia de plásticos, fresado de carretera, cartones y demás restos es habitual. Según ARCODEGA, una parte importante de estos restos de escombro proceden de un conjunto de acopios de obras de los ayuntamientos de la zona, así como del de Ourense.

Estos acopios ilegales deben de retirarse a una planta de tratamiento autorizado con independencia de que estén o no destinados para un futuro aprovechamiento, en cuyo caso, se habría de acreditar su carácter inerte y la adecuación al uso pretendido. En Galicia existen 14 plantas asociadas de tratamiento de RCD que sufren las consecuencias de la gestión irregular por parte de numerosas empresas.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *